Francisco J. Ávila Camberos / Preguntas, retos y tareas

Con el sudor del de enfrente…

2017-09-02

A diferencia de los pocos partidos que
legalmente existieron en México hasta
hace algunos años, en la actualidad
éstos proliferan como plaga, no tanto
porque su elevado número signifique
una mayor y mejor democracia, sino
porque se han convertido, en determinados
casos, en un magnífico negocio.
Reciben anualmente carretadas de
dinero público que les permite mantener
a una nueva y enorme burocracia,
así como efectuar gastos que no son
del todo transparentes, sin que sufran
ninguna consecuencia.
Por eso, algunos de sus dirigentes
aprovechan el río revuelto para usar
sin recato los recursos públicos en su
promoción personal y poder tener al
mismo tiempo salarios, gastos de representación,
vehículos a su servicio,
choferes y guardaespaldas, prestaciones
y canonjías que difícilmente hubieran
alcanzado trabajando por su cuenta o
en la iniciativa privada. Esto, porque
su capacidad intelectual y cultural es
frecuentemente limitada y solo es apta
para la intriga, la grilla y los grandes
negocios que se hacen al amparo del
poder.
Algunos partidos, sin una ideología
definida, cumplen perfectamente su
papel de esquiroles atacando a otros o
aplicando la lógica perversa del divide
el voto y vencerás.
Por eso, a manera de franquicia,
ofrecen sus siglas al mejor postor para
seguir viviendo a costa del erario y de
las migajas que otros partidos les regalan.
Por esta razón, algunos forman
alianzas, en una especie de matrimonio
por conveniencia, haciendo a un lado la
ideología y el compromiso con la comunidad
y subordinando sus doctrinas y
plataformas a los intereses políticos y
económicos del momento, para tratar de
seguir viviendo del erario, ya que el pastel
presupuestal a repartir es enorme.
Díganme Ustedes si no tengo razón
El 14 de diciembre de 2016, la Cámara
de Diputados le aprobó al Instituto
Nacional de Elecciones un presupuesto
de casi 11 mil millones de pesos, para
ejercerlos en el 2017. De esta exorbitante
suma los partidos políticos recibirán
6,700 millones. Así, cuál sufrir, si no
hay dolor.
Para el 2018, el INE está solicitando
desde ahora un presupuesto de 25,000
millones. De autorizarlo, habremos
gastado en una democracia de tercera
o de cuarta, recursos que difícilmente
gastan los países de primera.
De aprobarse esto, la suma de recursos
destinados al INE y a los partidos
políticos, ascendería en tan solo dos
años a 36 mil millones de pesos.
Para que podamos entender la magnitud
del gasto, déjenme decirles que
con esa cifra podrían construirse y equiparse
36 grandes hospitales completos,
o edificar siete mil escuelas nuevas.
O hacer 360 plantas de tratamiento
de aguas residuales. O tapar todos los
baches de todas las carreteras del país.
Autorizando presupuestos tan
disparatados, los señores legisladores
demuestran que no les preocupan los
ciudadanos a quienes dicen representar,
sino apoyar a los partidos políticos
donde militan y a los cuales les deben
su carrera política.
Por eso es tan difícil que los políticos
resuelvan los grandes problemas que
tiene el país, porque para solucionarlos
de verdad, tendrían que aplicar la teoría
de que a grandes males, grandes remedios
y acabar de raíz con el dispendio.
Eso desde luego, no les conviene.
De hacerlo, perderían prebendas,
oportunidades de negocio y ya no podrían
seguir viviendo a cosa del erario,
sino de su propio esfuerzo. Así los malos
políticos verían lo difícil que resulta
ganar el pan con el sudor de su frente
y no como hasta ahora lo hacen: con el
sudor del de enfrente.
¿No les parece a ustedes?.
Muchas gracias y que tengan un buen
fin de semana.

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014