Daniel Badillo / Gobernar Dialogando

¿Ataques, alcalde?

2017-08-17

Veo en las redes sociales la imagen de un supuesto “inspector” de comercio de la ciudad de Xalapa tratando de confiscar la mercancía a un joven. Se trata de unos cinturones de piel que el muchacho sostiene mientras el “inspector” intenta arrebatarle por la fuerza, ante la mirada de curiosos y transeúntes que le recriminan su actuar. El video de inmediato genera molestia e indignación. La acción la realiza un supuesto “funcionario” público. Y digo que es un supuesto funcionario porque, molesto ante la reacción de los ciudadanos, voltea su gafete y evita ser identificado, lo que enciende más los ánimos. Ante la postura asumida por los ciudadanos y las redes sociales, el alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, reprocha: “…Vamos a continuar con los operativos en el centro, independientemente de los ataques, de la molestia que ha causado el trabajo que los señores inspectores de comercio están haciendo en el centro al retirar, a veces, la mercancía a quienes de manera informal están vendiendo”. De acuerdo con una nota del portal Versiones.com.mx, el alcalde reitera: “…Yo sé que hay gente que le molesta, gente que se ofende, pero debemos entender que el comercio informal debe estar regulado, no podemos inundar el centro de Xalapa con vendedores ambulantes”.
No es la primera vez que personal de la Dirección de Comercio en Xalapa actúa de la misma forma. Ya antes, en este espacio, había cuestionado el proceder de algunos servidores públicos al tirar la mercancía de un humilde vendedor de cócteles de frutas justo frente al Palacio Municipal. Recientemente también vimos cómo dos o tres “inspectores” corretean en el centro de la ciudad a un vendedor de nieves, al que le recriminan no haberse movido del lugar en donde estaba. Comprendo que el concepto “ambulante” hace referencia a que deben deambular y no colocarse en lugares de manera permanente. Lo que no me explico es por qué la autoridad municipal en aras de meter “orden” en el comercio informal –como lo llama el alcalde- aplica la fuerza contra estas personas, y no hace lo mismo contra comercios formales que obstruyen las banquetas, apartan lugares en la vía pública y venden sus productos en la calle.
Hace apenas una semana cuestioné en este espacio la delicada “piel” del gobernador del Estado ante las críticas por la falta de resultados en materia de seguridad. Esta vez, parece ocurrir lo mismo. El alcalde de Xalapa dice que la reacción de los ciudadanos ante el exceso de rudeza y de violencia de los inspectores de comercio son “ataques”. La pregunta es: ¿ataques a quién, alcalde? ¿A usted? ¿A su gobierno? ¿A sus funcionarios? El video en referencia muestra a un “inspector” intentando retirar la mercancía a una persona por la fuerza. A pesar de que insiste en “hablar” con el joven, el “inspector” continúa forcejeando hasta que intervienen los ciudadanos.
En ningún momento del video se observa a este “servidor” público explicarle al vendedor ambulante qué infracción está cometiendo y cuáles son las medidas a tomar. Lo que más irrita es que ante la molestia de los ciudadanos, el “inspector” es incapaz de hilvanar una sola idea que defienda su proceder. Por el contrario, se violenta más y profiere improperios a los transeúntes. Molesto e incapaz de brindar argumentos a su favor, oculta su identidad y voltea el gafete para que nadie lo identifique. Entonces la pregunta es: ¿si estaba actuando conforme a la ley por qué no dar la cara? ¿Por qué no identificarse y dar las razones de su actuar? Señor alcalde, cuestionar la manera de proceder de los funcionarios públicos no es un “ataque”. En todo caso, debieran capacitar de mejor manera a los “inspectores” para que desempeñen su función correctamente y no por la vía de la fuerza, que es lo que se observa en el video.

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014