Cecilio García Cruz / Jesús te ampare

Pepe Yunes, el gran gestor

2017-08-17

Su apellido paterno confunde a muchos veracruzanos quienes ubican a José Francisco (Pepe) como pariente cercano a los Yunes choleños.
No es así.
“Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa”, dijera “El Cochiloco” en el filme El Infierno.
Él, de clima frío.
Los otros, de temperatura ardiente.
Él conjuga la prudencia y paciencia.
Los otros son bragados, broncos, de mecha corta.
Le entran al toro en ocasiones hasta sin capote.
Él pertenece a otro árbol genealógico, a otro lugar de nacimiento, a otra cuna paternal, a otra descendencia.
Es distinto.
Posee otra actitud: respetuoso, caballeroso, leal a sus principios, sereno y consciente de los tiempos políticos.
Con quien sí comulga e intercambia temas de interés nacional, es con Héctor. Entre ellos hay vibra, afecto y pactos de hombres cabales.
Juntos pueden lograr el milagro rojo.
Convencido de su reciedumbre moral, a Pepe, como se le identifica en el mundo político, no se le da el “chapulineo”.
Ha sido sensible en la búsqueda de posiciones en el gobierno, para apoyar ---con su tradicional bonhomía---, a la clase más necesitada.
Fiel a la ortodoxia política, no pierde el piso ni la compostura, ni en las circunstancias más adversas.
Nació en Perote y muy joven alcanzó la alcaldía de ese lugar. Ex diputado local y federal; ex dirigente del PRI estatal y senador.
Fervorosamente Vasconcelista (ilustre abogado, político, escritor, educador y filósofo mexicano), José Francisco Yunes Zorrilla, es una carta fuerte del PRI para alcanzar la gubernatura en 2018.
“Sí voy por el 2018, sí voy por la gubernatura”, sentencia.
Hay estilos diferentes de hacer política y el suyo es la prudencia y paciencia –sin la verbal continencia de Santiago Montoto-- y no suele ser contestatario a los ataques de personajes opositores.
Alejado de los reflectores políticos, construye, sin hacer mucho ruido, puentes de beneficio social para diferentes estratos veracruzanos.
Su posición como senador de la República, y sus sólidos lazos de amistad con los “hombres cercanos a Los Pinos”, le favorecen en esta coyuntura de sucesión electoral.
Se le relaciona con Luis Videgaray, José Antonio Meade y Aurelio Nuño, quienes están en el ánimo de Peña Nieto, con grandes posibilidades para que uno de ellos sea ungido como candidato presidencial.
Pepe es un gestor incansable. Ajeno a la estridencia, lo suyo es el trabajo y los resultados sin hacer alarde de sus acciones.
No le preocupa la guerra sucia ni los calificativos de tibieza.
Sabe que los tiempos no son favorables para el tricolor. Que el escenario político no es fácil y que la elección será muy complicada.
La corrupción que ha permeado por Palacio de Gobierno, ha provocado un hartazgo, un descrédito de la sociedad hacia los partidos políticos.
El PRI llega debilitado a la sucesión del próximo año porque sus líderes más visibles desoyeron y hasta desafiaron los principios básicos de la honestidad.
¡Se despacharon con la cuchara grande!
¡Se adelantaron al año de Hidalgo”!
A tal grado llega la desconfianza ante las dicciones y versiones oficiales, que se cree que si vienen de gobierno (del partido político que sea), hasta las mentiras son falsas.
Pepe lo sabe; está consciente de ello.
El horno no está para bollos.
Al peroteño se le podría identificar como el candidato de la unidad y la esperanza.
Es su tiempo político.
Ya esperó y se disciplinó.
Su mejor asesor es su padre, Don José Yunes Suárez, quien posee un don natural para hacer amigos y multiplicarlos. Un hombre de mano firme, que no se anda con rodeos.
Sus adversarios en la sucesión gubernamental podrían ser el alcalde de Boca del Río, Yunes Márquez (PAN), y Cuitláhuac García (MORENA).
Si no se lo traga el triunfalismo, la imputación de hombre limpio, honesto y leal, podrá prevalecer y trascender.
La pasión política no propicia cordura ni tolerancia.
Él lo sabe y muy bien.
En la pasada Asamblea Nacional del PRI, el senador presidió con gran talento y discreción la mesa temática “Programa de Acción”, instalada en Toluca, la tierra del presidente Peña Nieto.
Y ese privilegio tiene un gran significado político: que Pepe tiene la confianza y el afecto de quien manda en este país.
Así de fácil y así de sencillo.

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014