Daniel Badillo / Gobernar Dialogando

Asamblea descafeinada

2017-08-03

En unos días más, el Partido Revolucionario Institucional llevará a cabo su XXII Asamblea Nacional Ordinaria que será, a todas luces, descafeinada. Si bien un grupo de notables pretende incidir en las decisiones que se llevarán a cabo al interior del partido, lo cierto es que muy seguramente la asamblea pasará sin pena ni gloria. Y es que la exigencia de la nueva corriente “crítica” del PRI es que se respeten los candados establecidos para la nominación del candidato a presidente de la República privilegiando la militancia, lo que contrasta con las nuevas democracias en el mundo donde el papel del ciudadano es cada vez mayor. De allí que algunos y algunas priistas consideren necesario reformar los estatutos, para que el partido abra sus puertas a la sociedad y puedan participar como candidatos a puestos de elección popular personajes que no necesariamente hayan tenido una militancia activa dentro del partido. Creo, sin embargo, que esta asamblea no será diferente de las anteriores y las cosas se mantendrán como hasta ahora.
Por otra parte, de acuerdo con analistas políticos dentro del partido existen dos corrientes: los tecnócratas y los priistas tradicionales. Los primeros, formados en escuelas extranjeras con especialidad en finanzas y los segundos forjados en la lid electoral y política, quienes consideran que el partido tiene todavía muchas posibilidades de ser competitivo, como lo demostró en la reciente elección del Estado de México. Y es que el gran conflicto que motiva la disputa entre ambos bandos es, sin duda, la nominación del candidato presidencial el próximo año. Hay quien sostiene que el “tapado” podría ser el actual secretario de Hacienda, José Antonio Meade, quien se considera a sí mismo un ciudadano pues no milita en ningún partido y ha transitado por igual en administraciones panistas y priistas, lo que le daría una ventaja sobre los demás aspirantes ya que podría promover una alianza “de facto” entre ambos partidos.
Otros más aseguran que el verdadero “delfín” del presidente de la República es el actual secretario de Educación, Aurelio Nuño, quien en los últimos días ha intensificado su presencia en los medios de comunicación y fortalecido su imagen a partir del nuevo modelo educativo. En la palestra se encuentra también un hombre mayor con una imagen pública honorable como lo es el secretario de Salud, José Narro, quien podría hacer contrapeso a otro personaje igualmente mayor y con una reconocida trayectoria como Andrés Manuel López Obrador. Finalmente está el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, que a decir verdad ha mostrado últimamente un bajo perfil y a quien se candidatea para ocupar la secretaría de Desarrollo Social. Mención aparte merece el ex dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, quien ha destinado su tiempo en los últimos meses a realizar conferencias sobre la necesidad de impulsar gobiernos de coalición; no obstante, a él se responsabiliza de la derrota del tricolor en varias gubernaturas el año anterior, aunque es y seguirá siendo factor de opinión al interior del PRI.
De las decisiones que se asuman en la asamblea nacional se podrá inferir cuál será el rumbo de dicho partido de cara a la sucesión presidencial. Mientras tanto en Veracruz, la dirigencia estatal sigue siendo insípida e incolora, y de los sectores que lo conforman mejor ni hablar ni se ven ni se sienten. Hasta ahora el único personaje que ha mostrado agallas en el PRI para hacer frente a las erróneas decisiones del Gobierno del Estado ha sido el Senador Héctor Yunes Landa. De allí en fuera, como lo señalé hace algunas semanas, en Veracruz hay una dirigencia timorata y afónica.

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014