Agustín Gálvez / K.O. Lima Lama

‘La confianza’

2017-07-18

En un club en donde se daban clases de artes marciales, el maestro, quien normalmente decía la confianza es un regalo que se da de manera gratuita y sin embargo es de un valor incalculable.

Este generalmente confiaba en todas las personas que de una u otra forma, eran parte del gimnasio, ya fueran alumnos, padres de familia o cualquiera que tuviese alguna relación con los que en ese lugar convivían, había un refrigerador en donde siempre había bebidas para rehidratarse de los entrenamientos y había una cajita, en donde los que hacían uso de los productos del refrigerador colocaban su equivalente en valor para así poder resurtir siempre dicho refrigerador, había ocasiones que por razones extraordinarias se quedaba alguno de los alumnos más avanzados para impartir la clase y el maestro realizaba alguna otra actividad que tuviese pendiente.

Un día al abrir por la mañana muy temprano el gimnasio, al estar acomodando precisamente el refri, se percato que ya hacía falta surtirlo nuevamente pero o gran sorpresa, la caja de los donativos estaba totalmente vacía, se extraño ya que al faltar producto la lógica es que hubiese dinero, se quedo pensativo y no hiso más preguntas, ya que no podía desconfiar de nadie.

En los días subsecuentes se entero de que en los vestidores se habían suscitado pequeñas sustracciones de las carteras, tal vez para no despertar sospechas se perdían pequeñas cantidades y tiempo después se entero de que había uno de los cinturones avanzados que se tomo el atrevimiento de pedir algunos prestamos a ciertos padres de familia y lo hacía a nombre de la escuela, fue entonces que encaro a este personaje cuestionándole por todo lo sucedido y este ultimo termino aceptando diciendo – es que estoy atravesando una situación difícil en mi familia, por ello me he visto en la necesidad de tomar pequeños prestamos – a esto el maestro solo le dijo, has abusado de la confianza que todos te brindamos y es una total falta de respeto lo que has hecho, ¿crees que mereces seguir entre todos nosotros? Sin más dio la vuelta y jamás regreso.

El maestro pidió disculpas a todos los afectados diciendo que ya no se repetiría y que el causante se había retirado definitivamente del gimnasio. Alguien dijo, entonces ya no podemos confiar en nadie mas, a lo que el maestro les dijo, - si alguien transgrede tu confianza, no significa que no puedas volver a confiar en nadie mas, mas bien significa que debes de fijarte con mas cuidado en quien depositas tu confianza.

La confianza es algo sin lo que no se puede vivir, es la seguridad de la rectitud y de las buenas intenciones de los demás, lo mas sano es que en nuestra relación con los demás supongamos la buena fe de todos, esto no brinda la esperanza de recibir un trato que corresponda al nuestro de parte de los demás.

Aunque no siempre tenemos la oportunidad de escoger a las personas que nos rodean, a nuestros amigos quizás si, pero a los compañeros de trabajo o de escuela no, esto significa que no todos podrían merecer la misma confianza, sin embargo la buena fe es lo que podrá determinar dicha confianza. Ojala y siempre pudiéramos escoger a nuestro entorno social, pero aunque no siempre es así, sin dejar de tener nuestras precauciones es importante generar un marco de confianza. Si nos conocemos y nos queremos por lógica habrá mayor confianza.

Vivir con desconfianza nos convierte en seres herméticos, reservados, temerosos e incapaces de realizar una relación mas intima, por no tener confianza nos hace encerrarnos en nuestro propio mundo y nos hace vivir una vida que no nos dará una plenitud ni felicidad, estaremos tristemente destinados a la soledad.

Lo que siembras cosechas, si vivimos buscando el mal, lógicamente encontraremos el mal, el miedo a las malas intenciones de los demás, nos lleva a ser obsesivamente precavidos y por ello sufriremos un tormento suponiendo que todos los que nos rodean siempre no harán el mal.

Regresando al maestro de nuestro relato, siempre decía, prefiero que me roben a estar pensando todo el tiempo mal de los demás y extrañamente todos correspondían a esa confianza que el les brindaba y sin necesidad de vigilancia extrañamente había una relación de mutua confianza entre todos los que convivían con el.

Enseñemos a nuestros niños y jóvenes a confiar, brindándoles la confianza que ellos merecen.

Los padres generalmente confiamos en nuestros hijos y nuestros hijos confían en nosotros, los entrenadores confiamos en nuestros alumnos y ellos confían en nosotros también.

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014