Catón / De política y cosas peores

Plaza de almas

2017-07-04

“Se ríen de él, hermano; se ríen de él. Y ni siquiera se da cuenta. Sonríe, sonríe siempre, con esa sonrisa suya de ángel tonto. Piensa que se están riendo con él, pero no: se están riendo de él. ¿Puedes pasar a creerlo? Burlarse así de un padre, de un sacerdote de Cristo, que además es un anciano que ya no tiene claras ni la vista ni la mente.
El otro día hubo risión porque al rezar el Credo en vez de decir: ‘Dios Padre todopoderoso’ dijo: ‘Dios Padre todopedoroso’. Se llenó toda la iglesia con las risas, te lo juro. Nunca se había visto en este pueblo nada semejante, hermano. Aquí siempre ha habido religión.
De cualquiera te podías reír, hasta del alcalde, pero del señor cura no. Y menos de un viejo. El más burlón de todos es el 45. Es el que se ríe más de él, y como la gente le tiene miedo, también se ríe cuando se ríe él.
A lo mejor no sabes quién es ese tal 45. Ya llevas mucho tiempo fueras. Es un maloso que desde hace años tiene asustado al pueblo. Es muy bueno con el machete, el desgraciado. Le dicen así, el 45, porque una vez, hace años, mató a cuatro hombres en cinco minutos.
El pleito fue en la plaza, una noche de feria. Según esto el agarre empezó faltando cinco minutos para las 12 de la noche, y cuando mató al último hombre el reloj de la iglesia empezó a sonar las doce campanadas de la medianoche.
Cuatro cristianos en cinco minutos. ¿Puedes pasar a creerlo? Con eso se hizo dueño de Los Altos. A donde va le abren paso. Nosotros tuvimos la mala suerte de que se agregó en este pueblo porque aquí tiene una vieja que lo jala mucho. Alguna habilidad ha de tener la méndiga, que mantiene pegado a sus faldas a ese cabrón.
Él es el que más se ríe del padrecito, hermano. Por él todos los demás se ríen también”. Domingo por la mañana. Sol muy sol; cielo del más azul azul. Sale la gente de la misa de once. Y sale el 45 con su mujer. Y con su machete, que no deja nunca ni para ir a la iglesia.
Escupe de lado como siempre lo hace para mostrar superioridad o reto. Todos se apartan. Él no los ve siquiera. La mujer sonríe, desdeñosa, y deja ver los dientes de oro. Sólo un hombre no se mueve. Con la mano en la empuñadura del machete dice en voz alta y clara cuando el 45 pasa frente a él: “Hombre que escupe de lado, o padrote o desmolado”.
El matón se detiene. No puede ocultar un gesto de sorpresa. A la mujer se le han desaparecido los dientes de oro y la sonrisa de desdén. La gente se detiene a ver aquello. El 45 lleva la mano a su machete y le dice roncamente a quien le habló: “Amigo: a mí ningún buey me brama, y menos en mi ranchito”.
Y el otro: “Pos a l’ora de freír frijoles manteca es lo que hace falta”. Y es que en sus desafíos los rancheros de esos pueblos usan refranes para decir lo que la ira o la urgencia del momento les impide decir con sus propias palabras.
Se alzan en alto los machetes como víboras. La lucha es breve. Furioso el 45, y pesado; frío y ligero el otro, en la primera acometida el matón cae al suelo deteniéndose con ambas manos las tripas que se le salen del abultado vientre.
“A ver si ahora te burlas del padrecito, desgraciado -se agacha el hombre para decirle eso al caído-. De mi hermano mayor nadie se ríe, cabrón”. El 45 da dos boqueadas y termina.
El otro limpia en la camisa del difunto la sangre que escurre del machete. Luego se dirige al corro que ha visto todo aquello. “Yo soy el 11, señores, pa’ servirles. Un cristiano en un minuto.
No es la primera vez, y si alguien se vuelve a reír del señor cura tampoco será la última”. Se va con pasos lentos a casa de su hermana. Ella sabe ya lo sucedido. Lo abraza y le dice: “Hiciste una buena obra, hermanito. Dios te lo pagará”. FIN.

mirador
armando fuentes aguirre

Esta pequeña planta ha de tener seguramente un nombre científico. Todas las plantas tienen un nombre científico. Nosotros en el Potrero la llamamos lista.
¿Por qué le decimos así? Sucede que en los días de sol intenso, los de canícula o sequía, los más bochornosos del verano, las hojas de los árboles amarillean por el calor y por la sed.
Las matas de los jardines y macetas se agostan y desfallecen. La lista, en cambio, cierra sus hojas y las coloca en tal manera que no les dé el sol de lleno. Luego, a la hora del crepúsculo, las abre nuevamente para que reciban la última luz de la tarde, la que no quema, la que da la vida.
Tengo un amigo que está pasando por una crisis económica difícil. Diversos quebrantos financieros lo obligaron a cerrar su empresa; debe dinero al banco y a sus proveedores. Aun así él y su esposa siguen llevando el mismo tren de vida que llevaban en tiempo de bonanza; vida a todo tren, de lujos y dispendios.
Me propongo regalarle a mi amigo una planta de lista a ver si aprende de ella. Pero lo dudo. Él no es tan listo como la lista.
¡Hasta mañana!...


manganitas
por afa

“...San Pedro tuvo suegra...”.
Con vehemencia singular
le expresó al Señor su anhelo:
ser el portero del Cielo
para no dejarla entrar.

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014