Daniel Badillo / Gobernar Dialogando

Tardío reclamo

2017-06-24

Llega tarde el reclamo formulado por una corriente al interior del PRI –tanto a nivel estatal como nacional- para que el partido se democratice y renueve, dejando atrás la práctica del “dedazo” para la selección de candidatos a puestos de elección popular.

Según se ha informado, esta corriente crítica ha puesto sobre la mesa el tratar de impedir que el presidente de la República “imponga” al candidato del partido de cara al proceso electoral del próximo año y busca que, en el proceso de nominación de aspirantes, prevalezca el método de consulta a la base. Lo que llama la atención es que casi en su totalidad quienes integran esta nueva ala disidente nunca, vaya ni por error, han mostrado una actitud contestataria y crítica hacia el partido y hacia el gobierno. Por el contrario, se trata de personajes que se han beneficiado, y muy bien por cierto, tanto del sistema como del propio instituto político y ahora en la antesala de la XXII Asamblea Nacional del PRI, quieren atraer reflectores abanderando una causa que, repito, jamás defendieron antes.

Esta nueva corriente –que por cierto se llama igual al grupo que encabeza el senador Héctor Yunes Landa denominado “Alianza Generacional”- está lejos, muy lejos, de aquella que en 1987 impulsaron personajes de gran estatura moral y política como Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y Porfirio Muñoz Ledo, quienes a tiempo hicieron un llamado no sólo a los priistas sino a toda la sociedad para que el partido hegemónico se democratizara de adentro hacia afuera y diera espacios a los ciudadanos, dando por resultado la creación del Frente Democrático Nacional y posteriormente la aparición del Partido de la Revolución Democrática. Se desconoce si este nuevo “movimiento” al interior del PRI que encabezan, entre otros, personajes como Ivonne Ortega Pacheco (quien incluso amenazó con abandonar al Revolucionario Institucional luego de las declaraciones vertidas por el dirigente de la CNOP, Arturo Zamora), José Ramón Martell, José Encarnación Alfaro, José Adolfo Murat y Ernesto Gándara, vaya finalmente a anunciar su salida del tricolor.

Lo cierto es que más de un analista anticipa que los integrantes de dicho movimiento podrían incorporarse a las filas de Morena y con ello fortalecer las aspiraciones de Andrés Manuel López Obrador quien –como se recuerda- hace algunas semanas anunció que pronto habría una “rebelión en la granja”, dando a entender que podría registrarse un cisma en el PRI y que muchos de sus cuadros terminarían militando en su partido.

Basta recordar, por ejemplo, que salinistas químicamente puros como Manuel Bartlett Díaz, famoso por pasar a la historia como el responsable de la “caída” del sistema en el proceso electoral de 1988, ahora es un destacado miembro de Morena.

Mientras tanto, veremos cuál es la reacción de la dirigencia nacional del PRI ante los reclamos vertidos por esta nueva agrupación que busca, según han dicho, democratizar al partido pero –insisto- nunca antes habían mostrado una vena crítica hacia el instituto y hacia el gobierno. De hecho, no existe evidencia hemerográfica alguna en la que los integrantes de este movimiento hubieran cuestionado la política de reformas de Enrique Peña Nieto, ni las decisiones asumidas por su gobierno, de allí que su reclamo resulte descafeinado y oportunista, ya que únicamente aspiran a que las candidaturas sean abiertas a la militancia y a la sociedad -lo que me parece acertado- pero no expresan ningún otro pronunciamiento contra el actual gobierno federal y contra sus políticas públicas, lo que resta valor moral a sus demandas.

mariodanielbadillo@hotmail.com

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014