Marco Antonio Medina Peréz / La Escena Veracruzana

Todos unidos contra Morena

2017-03-20

La aprobación de la reestructuración de la deuda veracruzana que propuso el gobernador Yunes, con excepción de los diputados de Morena, representa un acuerdo que va más allá del simple consentimiento legislativo, un nuevo pacto tipo TUCOM: Todos Unidos contra Morena.

En efecto, los síntomas de ese acuerdo así lo demuestran. Después de largos meses de negociación, una negación ocurrida a principios de semana se convierte en una sesión extraordinaria el viernes 17 de marzo para aprobar un dictamen que sólo por muy poco modificaba el que se había rechazado. Y ahora sí, los 16 del PAN, los 5 del PRD, 9 del PRI, 1 del PVEM y los 5 de Juntos por Veracruz, resuelven el alargamiento de los plazos de pago de la deuda y con ello, recursos frescos para que el gobernador Yunes transite con holgura los años electorales que le tocan dirigir Veracruz y operar para que gane el PAN y su familia.

¿Qué tuvo que ocurrir para que se pasara de argumentos muy negativos a la propuesta del gobernador a una aprobación en toda la línea?
Para responder a esto debemos situarnos en el contexto político nacional y local.

La gira de Andrés Manuel López Obrador por los Estados Unidos y su gran aceptación entre nuestros connacionales, la confirmación del crecimiento de las preferencias hacia MORENA y su líder en los sondeos hacia los comicios presidenciales de 2018, la contundencia de la presencia de Morena y la maestra Delfina Gómez en el estado de México y, más aún, las encuestas que sitúan ya a Morena en el primer lugar para las próximas elecciones municipales en Veracruz, prendieron los focos más que rojos por todos lados.

Por ello, secretarios de estado y voceros, así como líderes partidistas, se dieron a la tarea de denostar a López Obrador: todos unidos contra Morena. AMLO tuvo que enviarles un mensaje más que útil: “serénense”, les dijo.

En Veracruz, el punto final a la negociación que permitiera la aprobación de la reestructuración de la deuda la llevaron a cabo el secretario de Gobierno y la secretaria de Finanzas y Planeación. ¿Qué se ofreció a cambio? No sólo recursos adicionales para el próximo proceso electivo, sino más aún, un pacto para ir todos contra Morena, que pudiera llegar al punto de hacer una alianza electoral de facto, en donde todos tuvieran cabida para encabezar determinados municipios, subiendo a unos y bajando a otros de los cuadros municipales de cada partido, para que ganara el mejor posicionado contra Morena. Obviamente el apoyo estatal y la operación política partidista harían lo necesario para que así fuera.

La sinrazón de la aprobación legislativa sobre la deuda de Veracruz salta a la vista al contrastar los escasos 2 años que durará este gobierno contra los más de 50 años que tendrán que sufrir nuestra entidad, los gobiernos y generaciones venideras, para cubrir intereses y amortizaciones.

El plan de Morena era más razonable, daba recursos frescos y suficientes para enfrentar los retos del desarrollo actual y enderezar la nave que se iba a pique. Con austeridad y combate a la corrupción se tendrían por los menos 6 mil 500 millones. Según los cálculos que se manejan, la reestructuración sólo daría 1,400 millones adicionales.

El ensayo del TUCOM está en marcha. Los comicios del estado de México como los de Veracruz se han convertido en la antesala de lo que viviremos en 2018. Veremos cómo funcionan. Mientras tanto, la inseguridad y la desesperanza inundan Veracruz. Lo dicho, necesitamos con urgencia un cambio verdadero.

marco.a.medinaperez@gmail.com

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014