Francisco J. Ávila Camberos / Preguntas, retos y tareas

Ahoguemos nuestras discordias…

2017-03-18

La solución a muchos de los problemas que tiene nuestro país, depende no solamente de la economía mundial que sin duda incide sobre la mexicana, sino también de nuestra producción agrícola y ganadera, del turismo que recibimos, de las remesas que envían nuestros paisanos, del petróleo que extraemos, de los precios de las materias primas que exportamos y de los productos que fabricamos, entre otras cosas.
Depende también de que la política fiscal sea justa, que el cálculo y pago de impuestos sea sencillo, que los recursos públicos se utilicen para atender con eficacia, transparencia y honradez las prioridades de la población y no se los roben, ni se usen para pagar ocurrencias, ni frivolidades, ni tampoco se dilapiden en pagar aviadores o más burocracia de la que ya tenemos.
No obstante lo anterior, la verdadera solución a nuestros problemas está en la educación y la motivación que tengamos los mexicanos. En resumen, necesitamos una buena dosis de aptitud, unidad y sobre todo de actitud.
La aptitud se adquiere mediante el estudio y la capacitación. La actitud se desarrolla mediante la motivación.
Por eso, tenemos que recuperar el ánimo, el deseo de trascender, la ilusión de mejorar mediante el esfuerzo, el trabajo, el ahorro y nuestra superación personal.
Debemos dejar de ver únicamente nuestras debilidades, sino también descubrir y reconocer nuestras fortalezas.
Tenemos también los mexicanos que dejarnos de ver como enemigos, especialmente durante las campañas políticas, porque un pueblo dividido y enfrentado estará siempre condenado al fracaso.
Tenemos que entender que más allá de partidos e ideologías, hay un enorme compromiso de todos los que vivimos en este gran país, por sumar voluntades para sacar a México del atolladero.
De lo contrario, esta sería una generación perdida.
Lo comento, porque hay quienes llevan tan arraigado en su ADN político sus colores partidistas, que materialmente ven como enemigos irreconciliables a quienes no pertenecen al mismo partido en el que militan o con el que simpatizan.
Si tenemos un pensamiento negativo y queremos buscar diferencias, seguro que las encontraremos. Lo malo es que continuaremos manteniendo enconos y enfrentamientos que nos seguirán dividiendo y condenando al rezago.
Si por el contrario, con alteza de miras y con generosidad verdadera, nos proponemos encontrar afinidades, veremos que tenemos más de las que a simple vista detectamos.
¿O a poco no, somos todos mexicanos?
¿A poco no, todos queremos el bien del país?.
Precisamente por eso, necesitamos fomentar la unidad y con ello la concordia y la paz, el trabajo y el progreso con justicia social.
Si esto se logra, haremos de México una nación grande, fuerte, segura y justa para beneficio de todos sus habitantes.
Traje esto a colación, porque ayer recordé una frase de Benito Juárez que como anillo al dedo puede aplicarse ahora y que cuando fui alcalde mandé colocar en la sala del cabildo del palacio municipal de Veracruz.
Esta dice:
“Ahoguemos nuestras discordias,
Que un mismo interés nos una,
el supremo interés de la nación,
y que una sola bandera nos guíe,
la de la República Mexicana”.
Como para reflexionar su contenido y aplicarla diariamente, no les parece a Ustedes?.
Muchas gracias y buen fin de semana.

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014