Daniel Badillo / Gobernar Dialogando

No oponga resistencia

2017-03-18

El título puede sonar inquietante y, en efecto, lo es. Sobre todo porque los últimos casos documentados por la prensa, respecto a la violencia ejercida por delincuentes contra sus víctimas, principalmente en delitos como el asalto a mano armada, se origina porque el agredido opone resistencia frente a su agresor. Para no ir muy lejos. Hace algunos días, una joven caminaba tranquilamente por la calle rumbo a su trabajo. De pronto se le acercan un par de bastardos en motocicleta. Detienen el vehículo. Se baja uno de ellos y la intercepta bruscamente con navaja en mano para arrebatarle el bolso. Ante la impotencia, la joven comienza a forcejear con la rata [porque dudo que este tipo de seres tengan algo de humanidad], y en el jaloneo le cercena la mitad de un dedo. Acto seguido, el animal le propina una patada y la deja inconsciente en el suelo. Sube a la motocicleta y se pierde en la ciudad con su cómplice. En otro caso, un joven que se encarga de una tienda de conveniencia, ante el hurto de las ventas del día, decide encarar a los maleantes y recibe una herida profunda en la cabeza, con un machete. En otra historia más, tres individuos abordan un taxi. Le piden al conductor que maneje hacia un lugar despoblado. En el trayecto lo amenazan con una pistola y le roban la cuenta. Quiere defenderse y solicitar auxilio, y le disparan a quemarropa.
Así podríamos enumerar otros sucesos donde los malditos delincuentes, no conformes con robar, violentan a sus víctimas sin el menor rubor. Desafortunadamente este tipo de seres actúan en grupo y rara vez lo hacen solos, lo que complica el poder defenderse. En la ciudad de México hay casos recientes donde los malhechores son enfrentados por vengadores anónimos que portan armas y frente a la agresión las accionan privando de la vida a los delincuentes. No se trata, desde luego, de hacerse justicia por cuenta propia ni de justificar estas acciones, sino de tratar de salvaguardar nuestra integridad física. De allí que la sugerencia, aunque suene descabellada y fuera de lugar, sea no oponer resistencia; atender las indicaciones de estas sabandijas que pululan en la ciudad, para evitar ser lastimados y en el peor de los casos, perder la vida. Los bienes materiales van y vienen, y resultan insignificantes frente a la seria posibilidad de ser heridos. Además, como está visto, los delincuentes no se van a detener aún tratándose de mujeres, adultos mayores o niños.
Entiendo bien la rabia y la impotencia ante hechos como estos, sobre todo porque quienes trabajamos honradamente nos cuesta mucho hacernos de nuestras cosas como para que individuos sin valores y sin escrúpulos, nos roben lo poco que tenemos. No obstante, lo más preciado que debemos proteger, insisto, es nuestra vida y nuestra integridad física pues mucha gente depende de nosotros. Ser valiente no significa confrontar a quienes nos llevan ventaja numérica y se encuentran armados. Ser valiente es actuar con inteligencia frente a situaciones de emergencia, guardando siempre la calma. En muchas colonias de Xalapa, los ciudadanos se han organizado como vecinos vigilantes, cuidándose unos a otros. Las autoridades de todos los niveles, hacen su mayor esfuerzo para brindar seguridad y protección, pero nunca está de más que podamos apoyarnos mutuamente.

POSDATA:
Al fin, el priismo despertó. Después de lo aletargada y afónica –como aquí se dijo- que estaba la dirigencia estatal de dicho partido, ahora sí han dado la cara para pronunciarse respecto a la situación que prevalece en el estado. A esas voces se ha sumado la del senador Héctor Yunes Landa, quien hizo un recuento de la actuación del Gobierno del Estado. Ahora falta escuchar a los demás priistas [alcaldes, síndicos, regidores, diputados locales y federales, dirigentes de sectores y organizaciones, etc.] que cuando conviene a sus intereses se desgarran las vestiduras por el partido, y cuando no, esconden la cabeza y se hacen ojo de hormiga.
mariodanielbadillo@hotmail.com

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014