Cecilio García Cruz / Jesús te ampare

Américo… ¡Hijo de tigre…!

2017-03-16

En su cotidiana actitud de saludar a las personas, Américo dibuja un retrato hablado de la inolvidable imagen de su padre.
Primero la reverencia: inclinación del cuerpo hacia adelante para saludar. Luego, la mano derecha extendida y finalmente la discreta sonrisa.
Pero no es la sombra de su progenitor.
Es la luz del inolvidable maestro, educador, político, tribuno y sobre todo amigo, Guillermo Héctor Zúñiga Martínez, la que ilumina el sendero de su hijo para hacerlo trascender en su carrera profesional.
El viejo adagio sostiene: “Hijo de Tigre… pintito”, pero en el caso específico del presidente municipal de Xalapa, es una excepción a este proverbio.
O sea, salió más que “pintito”, un auténtico “Tigre de Bengala”.
El historiador y politólogo don Daniel Cosío Villegas, es autor de la obra “El estilo personal de gobernar” (1974).
El lúcido maestro sostiene que una parte sustantiva de la política se explica más por las características personales de quien concentra en grado desmedido el poder ---él se refería específicamente al presidente---, que por las condiciones estructurales del sistema en que ese poder se ejerce.
Hoy en día el estilo personal de gobernar se traslada a toda aquella persona que posee autoridad.
La esencia de la vida pública depende en gran medida de las características individuales de sus gobernantes.
Los veracruzanos hemos estado sometidos a la personalidad dislocada de los mandatarios, donde la corrupción e impunidad han sido factores predominantes.
A diferencia de la mayoría de los “Virreyes” arrogantes y perversos que saltan como “chapulines” en la política estatal, Américo Zúñiga Martínez privilegia un estilo diferente de ejercer el poder.
Y sabe que navega entre peligrosos “selacios marinos” de gran tamaño. Unos, desdentados y “avejentados”. Otros, con filosos dientes que amenazan con “devorarlo”.
Y eso lo impulsa. Lo echa para adelante con el propósito de dignificar la vida y el bienestar de los ciudadanos.
A diferencia de Andrés Manuel López Obrador, Américo no se sube al ring con cualquiera; prefiere la apertura y el diálogo que escenificar batallas innecesarias, desgastantes.
No es peleador callejero ni se distrae en luchas estériles.
El alcalde se mueve entre los “pesos pesados” de la política nacional.
Se inclina por la sensatez, cordialidad y trabajo.
Defiende con firmeza sus principios y no se deja intimidar por nadie.
Expone sus ideas con claridad en cualquier foro y sostiene sus opiniones con agudeza.
Está considerado como el mejor alcalde en funciones de Veracruz y uno de los más eficientes a nivel nacional.
No solo tiene fama de honesto, sino que cumple a cabalidad ese principio básico que le inculcaron sus padres desde niño.
Ha transitado por los pantanos de la política y su plumaje sigue impoluto.
Su honestidad rebasa el cuidado escrupuloso del patrimonio público.
En la Conferencia Nacional de Municipios de México (CONAMM), los ediles del país lo designaron como presidente de la Asociación Nacional de Ciudades Capitales (ANCICA).
Hoy es líder de la Federación Nacional de Municipios de México (FENAMM), como reconocimiento a su trayectoria de un joven valor de la política mexicana.
Juega en las grandes ligas y ello le ha facilitado obtener recursos públicos adicionales del Gobierno federal y de organismos internacionales para cumplir compromisos contraídos con su pueblo.
Con el apoyo de la ciudadanía ha transformado Xalapa en materia de obra pública.
Una ciudad con color, sabor e imagen europea por los elegantes trabajos que se observan en sus puentes, calles y avenidas.
Se han rescatado inmuebles culturales que por años estuvieron en el abandono.
Hoy lucen espléndidos para honrar a La Atenas Veracruzana que tiene fama mundial de ser una capital donde la cultura y las artes emergen por doquier.
Ser un priista sin mancha en medio de la debacle por las pésimas administraciones estatales, lo distingue y lo catapulta para futuros escenarios políticos.
Américo está en la antesala del juego y rejuego de la sucesión gubernamental.
Muchos le ven espolones para ser el “Gallo Tricolor” que recupere la gubernatura y, además, hacer frente a los adversarios que ya se pavonean ilusos como triunfadores.
Pero esa posibilidad no le quita el sueño ni le provoca pesadillas vanas.
Sabe que la política es una rueda de la fortuna donde a veces se está arriba y otras abajo.
Pocos, muy pocos, pueden presumir que no les afectó el tsunami de corrupción que azotó las costas veracruzanas.
Américo es uno de ellos.
El destino lo tiene ubicado en la ruta ideal que soñó su padre.

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014