César Ramírez / Saque y red

‘FASES DE DESARROLLO’

2017-03-10

Las fases de desarrollo son de vital importancia.
Es la que sustentan el trabajo científico de los entrenadores capacitados y que apuestan al éxito deportivo, normalmente el inicio de actividad deportiva se da en casa con juegos.

Al iniciar organizadamente donde los entrenadores empiezan a trabajar, tenemos que determinar cómo se divide el desarrollo y donde las fases entran; 4 y 6 años tenemos una fase, esta tiene como prioridad el equilibrio corporal, la orientación, estimular los órganos de los sentidos, pero sobre todo enseñar los movimientos básicos, que es importante aprender jugando e imitando; las repeticiones de ejercicios reafirman y mejoran sus experiencias motrices, todo el conjunto de movimientos tales como, girar, saltar, reptar, etc.

Son por tanto, las fases sensibles las que permiten a los entrenadores desde temprana edad definir lo que será necesario planificar y a la postre, dosificar para aplicar adecuadamente los movimientos en el momento oportuno para lograr el desarrollo físico necesario.

El crecimiento y la maduración siempre son afectados o alterados por la genética, las enfermedades, el medio social y geográfico, pero está en nuestras manos poder cumplir con las fases de desarrollo; con el juego, el niño se motiva y estimula su crecimiento así como su experimenta nuevos movimientos.

Entre los 7 y 12 años el niño debe de desarrollar la técnica, y las coordinaciones motrices finas; si no se cumplen, está comprobado que sufrirá mucho para alcanzar un desarrollo completo.

Entre los 13 y 18 años, tendrá que desarrollar la fuerza y destreza especifica del deporte que practique, en otras palabras, estará jugando semiprofesional, claro está que este es un parámetro y no todos los seres humanos nos desarrollamos igual.

Fase multiplicadora “la mente”

El tenis como la mayoría de los deportes de alto rendimiento, requieren de una fortaleza mental a prueba de todo, en un principio es un juego, después algo importante en tu vida, luego cuando pasa el tiempo lo es todo, y si estás educado para ser triunfador, nada puede llenar ese espacio en tu vida; así es amigos, solamente el ser triunfador te dejara en paz, por ello es importante que a temprana edad se tenga las bases para obtener sus objetivos y metas.

Las bases son como en toda construcción: si no tiene buenos cimientos, la obra no podrá alcanzar grandes alturas. Partiendo de esto, primero es la perseverancia, esto nos da una fuerza increíble para poder lograr los objetivos, se convierte en un hábito y en una directriz espiritual a tal grado que hace que lo que pienses y digas suceda, es muy importante no confundir a ser terco y obstinado.

Segundo, determinación: es tener bien claro lo que deseas, tener presente que las derrotas son parte fundamental del análisis de mis limitaciones y ello contribuye a mi desarrollo integral, sin determinación no soportaría las derrotas, perdería valor y confianza.
Tercero: Trabajo y Conocimiento, es la base del éxito, si tienes un trabajo científico programado con los conocimientos bien fundamentados, este te dará una ventaja sobre los demás, el camino pararse más corto, más fácil, se verá como si al correr rápido, ellos lo harán en cámara lenta, en otras palabras tú ves, ellos no; tú oyes, ellos no; tú ganas ellos no; tú te levantas, ellos no.

Cuarto Sacrificio: es la más difícil, pero la más necesaria, para lograr las metas, nos hace recordar los tiempos duros, es cuando le pedimos fuerzas a nuestro Señor para no decaer y tener el camino bien claro, es el que empuja todo el tiempo, en pocas palabras se convierte en tu conciencia.

Por último, Humildad, ya que sin esta, perdería el piso, pero sobre todo un deportista que piensa que ya la hizo, precisamente es cuando empieza a perder.
¡ÉXITO Y SIGUE ENTRENANDO!
saqueyred1@hotmail.com

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014