Agustín Gálvez / K.O. Lima Lama

‘La templanza’

2017-03-05

Este es uno de los valores que más me gusta compartir, hace muchos años ya, en una reunión de los grupos juveniles que acostumbramos atender o acompañar, se hablaba precisamente de valores y virtudes y mi hija dialogando al frente de los jóvenes, menciono precisamente la templanza, antes de continuar con su reflexión, una joven se levanto y pregunto - ¿pero qué es la templanza? - mi hija meditó un poco y volteando a verme dijo, que lo explique mi papá, me gusta como lo hace él.

Sonreí frente al grupo y dije, yo soy un samurái, y samurái significa servidor, pero en los tiempos antiguos, uno de los principales instrumentos que acompañaban a los samuráis, era su katana, casi el alma del samurái, y generalmente la katana que recibía cada samurái era forjada por su propio maestro.

De hecho, yo aún conservo una rustica katana que elaborara mi maestro hace muchos años ya, existen hoy en día katanas manufacturadas e incluso marcas importantes en el medio, sin embargo, la tradicionales las elaboraban con los secretos de la herrería tradicional, el metal era sometido al fuego hasta ponerse al rojo vivo causado por el calor intenso, después sometido al yunque y al martillo para que fuera tomando su forma alargada y nuevamente sometida al fuego.

Así un sin número de veces hasta que poco a poco se comenzaba a parecer a lo que se convertiría, una katana, conforme avanzaba su formación, después de someterla al fuego ardiente y a los golpes modeladores, se sometía al aceite frio lo que le da precisamente su temple y a este proceso se le llama temple.

Así el alma de las personas es sometida al fuego de la incertidumbre, del dolor y de las vicisitudes, es golpeada duramente por los embates de la vida, de los fracasos y de los sinsabores, y luego enfriada con el aceite de la vida misma con sus preponderantes, a esto le llamamos templanza, y me gusta traducirlo como saber hacer las cosas correctas en el momento preciso, también me gusta decir que es hacer lo correcto aunque no siempre sea lo que quisiéramos para nosotros mismos, templanza es hacer el bien y sin mirar a quien.

Todas las cosas que giran en nuestro entorno, tienen una doble visión o un doble enfoque, hay quienes dicen que tienes que tomar mucha agua es bueno para la salud, por otra parte, hay quien dice que el exceso de agua en nuestro organismo causa una híper hidrolización que perjudica a nuestro organismo, así en el consumo de alimentos unos están a favor de algunos y otros de otro grupo pero cada quien defiende su punto de vista.

Lo cierto que comer, beber, dormir y muchas otras actividades en que intervienen nuestros sentidos físicos, anímicos e incluso cuestiones espirituales, unas esenciales para el desarrollo de la vida misma, otras que producen emociones y otras hasta placer, como el comer, beber, la sexualidad, el romanticismo, las caricias, el estudio y el conocimiento de las cosas que nos interesan y otras muchas experiencias más que contribuyen a que tengamos una vida en plenitud.

El problema es cuando abusamos de los placeres de tal manera que pueden llegar a causar desorden en nuestra vida, cuando se convierte en fin lo que por naturaleza debería de ser un medio.

Esto puede llegar a convertirse en un serio problema, la gula y todos los excesos, alcohólicos anónimos, comedores compulsivos, drogadictos anónimos, neuróticos, fumadores todos ellos anónimos y adictos a las relaciones peligrosas entre otra muchas más, son la prueba de que abusar aun de los mas deliciosos placeres pueden llegar a situaciones extremas.

No es malo comer, beber o cualquier otro de los placeres de la vida, lo malo es cuando abusamos y echamos a perder nuestra vida y muchas veces arrastramos la de los demás en esta travesía.

¿Por qué nos volvemos adictos? Por la falta de valores sin lugar a dudas, pero es aquí en donde entra la templanza, la templanza es el equilibrio en el uso de los placeres sensibles, nos ayuda a no dejarnos atrapar por la seductora atracción del abuso de las cosas.

Para poder tener una buena templanza, primer necesitamos aprecio por nuestra propia dignidad, el amor a los que nos rodean, es algo que nos motiva para liberarnos de los vicios, el amor a Dios o a lo que cada quien crea es una fuerte motivación para los creyentes. En el hogar en el que se vive en sobriedad, es la mejor manera de evitar que el alcoholismo entre en los hijos o algún otro miembro de ese hogar.

ko-limalama@hotmail.com
FB: Dragones Gálvez Team

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014