Alicia Dorantes / Rincón de la Abuela

Tan cerca y tan lejos… 1ª parte

2017-01-29

“Qué suerte he tenido de nacer,
para estrechar la mano de un amigo
y poder asistir como testigo
al milagro de cada amanecer”.
Alberto Cortez

¿Qué si la conocía? ¡Por supuesto que sí! Mis padres gozaban de la amistad de un matrimonio oriundo de ella y fuimos a visitarlos en varias ocasiones: me refiero a la ciudad de Orizaba… a Plubiosilla por lo mucho que en ella, antes llovía… Después, ocasionalmente fuimos a una corrida de toros… la que ni mi hija ni yo presenciamos pues preferimos visitar la pinacoteca de la Ciudad y la Alameda. Finalmente, tiempo después disfrutamos de la exposición del pintor español Joaquín Sorolla y Bastida, artista fecundo, quien dejó más de 2200 pinturas catalogadas. Su obra ha sido clasificada como impresionista, postimpresionista y luminista, pero esto ya tiene algún tiempo.

Un día al pasar por el boulevard, vimos una gran fotografía del teleférico y la invitación para ir y disfrutar de la visita al Cerro del Borrego. Mi hijo me expresó su deseo de llevar a sus niños allá. Tardó en llegar ese día, pero al ver en la T. V. que anunciaban la creación de un parque de diversiones habitado por dinosaurios, pensamos que había llegado el momento de acudir y recorrer todas las innovaciones de la ciudad: hacia allá nos dirigimos un pasado fin de semana. La verdad es que la ciudad nos impresionó muy gratamente: además de la limpieza de sus calles, sus variados restaurantes, la amabilidad de sus pobladores y los sitios de diversión para los chicos y los no tan chicos, nos consumieron rápidamente las horas de un fin de semana.

El parque de los dinosaurios está ubicado en el lugar donde antiguamente funcionaba el centro de transferencia de los terrenos de la empresa Trugrablock y forma parte de uno de los múltiples atractivos con que cuenta “Orizaba: Pueblo Mágico”. Se inauguró el pasado sábado 12 de noviembre: “La idea es tenerlo abierto hasta los últimos minutos en que haya luz, y en un mes más que se cuente con una mejor iluminación el horario se ampliará de 10 de la mañana a 10 de la noche en su primera etapa, luego vendrá la segunda etapa con otros atractivos”, señaló Román Rodríguez. Al recorrido con dinosaurios y plantas prehistóricas, lo corona una capilla que es en realidad una escultura de Cristo crucificado: una verdadera obra de arte.

“En la base del cerro hay una palapa comedor, una espiral de agua y las bancas de columpio. Vendrá una segunda etapa consistente en área una infantil, cascada y muchas cosas más… En este parque temático se invirtieron más de 12 millones de pesos provenientes de recursos propios y es un orgullo que en este momento en que todos los Ayuntamientos se quejan de manera absurda porque a todos les deben de dos a tres meses, mientras que nosotros estamos construyendo”, señaló el Munícipe.

El domingo, lo más temprano que nos fue posible, abordamos una góndola del teleférico y ascendimos al Cerro del Borrego, comenzando el recorrido en el museo, en donde un amable guía, nos relató la historia de Orizaba y en especial, la de la batalla contra los franceses, que se dio en dicho cerro durante esa invasión gala, y la derrota del pueblo mexicano por los zuavos, uno de los ejércitos más poderosos del mundo en aquel momento: esto culminaría con la llegada de Maximiliano de Austria, como emperador de México… El “pobre Max”, como solía llamarlo la emperatriz Carlota, su bella esposa. En ese momento me sentí abochornada al darme cuenta de mi gran ignorancia acerca de la historia de México y de mi Estado: no sabía de la existencia de dicha batalla. Sí, Orizaba, es dueña de una larga e interesante vida, que trataré de resumirla:

1. Periodo precolombino: una gran piedra conocida como “La piedra del gigante”, parece ser el primer “documento histórico” de la ciudad.

2. Los primeros pobladores del valle de Ahuilizapan es probable que fueran de origen totonaca. En el año 1051 llegaron de los toltecas, que ya habitaban el valle de Anáhuac y que, aniquilados por el hambre, la peste y las guerras, emigraron al sur, pasando por este valle.

3. En el año 1200 la zona sufrió una invasión de los Tlaxcaltecas. Los que de esto saben, suelen incluir este valle dentro del complejo cultural olmeca. Quizás una de las referencias cronológicas más remotas que se poseen de la región es la que nos brindan los anales de Tlatelolco: “En el año 10 Tecpatl (1424), perecieron los Ahuilizapaneca”, cita que quizá se refiere a la incursión conquistadora que diversas naciones de la cuenca de México, entre ellas los tenochcas, bajo la jefatura de los tepanecas de Azcapotzalco, que llevaron a cabo en las tierras tropicales del estado de Veracruz, para protegerse de los Aztecas. Los tlaxcaltecas fundaron las poblaciones de Tequila, Maltrata y Texmalaca que usaron como fortines teniendo como centro al valle de Ahuilizapan.

4. En 1455, el valle de Ahuilizapan queda totalmente bajo el dominio de los aztecas; dos años después se produce una rebelión de los Señoríos de Ahuilizapan contra el dominio mexica, por lo que Moctezuma Ilhuicamina mandó un ejército a reconquistar la cuenca del Papaloapan y su costa. En 1469, Ahuilizapan es sometida nuevamente por los aztecas al mando de Axayácatl, quien les impuso duro castigo: el año 1475 Ahuilizapan pagaba un tributo elevado a los aztecas, suministrando mantas, tejidos, algodón y semillas. Se cree que en recuerdo de la conquista de Moctezuma Ilhuicamina, se esculpió el monolito que se encuentra actualmente dentro del panteón Juan de la Luz Enríquez conocido como “La Piedra del Gigante”.

5. Los aztecas dieron el nombre genérico de Ahauializapan a todo el valle, compuesto por varias poblaciones como eran Ostoticpac (hoy Nogales), Izhuatlán (hoy Orizaba), Tlilapan, Tequila, Tezmalaca y Maltrata, y fueron los españoles quienes llamaron Orizaba al lugar donde se asentaron y actualmente la ciudad.

6. Conquista: La provincia de Ahuilizapan fue de las primeras en atraer a los españoles, que buscaban obtener inmensas riquezas. Orizaba, como pasó a llamarse, ya era una ciudad importante en el momento de la conquista española. Hernán Cortés en su tercera carta de relación al Rey de España daba el nombre de Aulicaba a la provincia y no solamente al pueblo de aquel entonces, posteriormente se llamó Orizaba al pueblo, que para “los indios” era Izhuatlán, Después de la conquista de Tenochtitlán, Hernán Cortés llegó por primera vez a Orizaba quedando admirado de la belleza del lugar, los deliciosos manantiales y el clima benigno, permaneció dos días en su expedición a Veracruz para combatir a Pánfilo de Narváez en el mes de mayo de 1520. El 15 de mayo de 1524 llegaron a Abrizaba, doce peregrinos, misioneros franciscanos que venían a catequizar a “los indios”. En octubre de 1524, se dice que: Cortés visitó Orizaba por segunda vez acompañado por sus capitanes, sus criados, amén del último tlatoani azteca: Cuauhtémoc, y los caciques Tetlepanquetzal y Coanacoch, ya en calidad de prisioneros, así como por doña Marina “La Malinche” y algunos sacerdotes.

7. En el lugar que hoy conocemos como Huiloapan se celebró la boda de la Malinche con el capitán Juan de Jaramillo oficiando en la ceremonia Fray Juan de Tecto. Más tarde, después de haber asesinado a Cuauhtémoc y a los otros dos caciques, Hernán Cortés pasó nuevamente por Orizaba encomendando el entonces Valle de Ahauializapan a Juan de Coronel, soldado de Pánfilo de Narváez, convirtiéndose así en el primer encomendero del valle extendiendo sus posesiones hasta Ostoticpac (hoy Nogales). En 1532 la segunda audiencia hizo el deslinde de asentamientos nominando a Orizagua y Ostoticpac cabeceras dependientes del pueblo de Tequila. Todo esto me fueron platicado y como tal lo reproduzco. Continuará…
Alicia Dorantes

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014