Agustín Gálvez / K.O. Lima Lama

El Perdón

2017-01-02

Caminaba por la calle, con mucha prisa como casi siempre suelo andar, y al doblar la esquina, repentinamente salió una señora que dobló también la esquina en sentido opuesto a mí y sin poder evitarlo chocamos casi de frente, se cayeron unos documentos que ella llevaba en sus manos.
Inmediatamente nos agachamos los dos para levantarlos y repetíamos mutuamente, -Usted disculpe, no me di cuenta, no la culpa fue mía, y así nos disculpamos varias veces, nos despedimos y cada quien siguió su camino y el incidente quedo olvidado.
Llegué a casa, entré con mi llave, me dirigí al refrigerador, venía con mucha sed, saqué el traste del agua fría y al darme vuelta, choqué con mi hija que en aquel entonces tenía apenas 5 añitos de edad, me enojé de inmediato y le regañe.
- ¿Qué no te fijas por donde caminas? Ella me dijo, -pero papá, nada, ándate a tu cuarto y no andes molestando, ahora tendré limpiar esta tiradero de agua que por tu culpa hice, tomé algunas toallas desechables para limpiar y al agacharme vi un papel doblado tirado casi sobre el agua.
Lo levanté, lo sacudí y con los colores un poco corridos por la humedad, vi que era un dibujo que mi pequeña hija había hecho para mí, era un monito con una S de Superman en el pecho y decía: mi papá es el más grande de todos, inmediatamente se llenaron de lagrimas mis ojos y recordé el choque que tuve antes con la señora en la calle.
Me di cuenta que como somos tolerantes con personas extrañas y somos explosivos con las personas que amamos, fui entonces apresuradamente al cuarto de mi hija, la abracé, le di un beso y con la voz quebrada le dije, - hija, perdóname- ella me regaló la más hermosa sonrisa y me contestó, -¿ya no estás enojado conmigo?- entonces le contesté, -claro que no hija, perdóname, te juro que ya no volveré a enojarme así y menos por nada.
Siempre he dicho que los valores se aprenden primeramente en casa, se refuerzan en la escuela y los centros de entrenamiento, pero esta vez me atrevo a decir, si alguien sabe perdonar totalmente y sin reproche, son los niños(as), tienen el alma transparente y el corazón de oro.
Se requiere de un gran valor para pedir perdón, toda vez que es el reconocimiento personal de que en algo fallamos, ya sea una falta voluntaria o involuntaria, pero el reconocer que nos equivocamos, simplemente no es nada fácil, pero eso no es lo más difícil, lo realmente difícil es perdonar.
Ya que si sentimos que alguien nos ha dañado o nos ha causado algún mal, huy que terrible, nos comportamos intransigentes, ¿cómo es posible que me hagan esto a mi? No es posible, no es justo y creemos que nadie merece nuestro perdón, creyéndonos superiores y muy dignos para poder perdonar, y muchas veces, decimos, perdono pero no olvido, terrible error también, ya que si vamos a perdonar, hay que hacerlo de todo corazón, sin rencores y sin reproches, de no ser así, entonces el perdón nos es completo ni significativo, si vas a perdonar, perdona, si no, pues no te hagas tonto fingiendo un falso perdón.
¿Por qué perdonar? El perdón nace de la bondad natural de la persona o del amor natural que se tiene al que cometió la falta o la culpa, los padres solemos perdonar con mucha facilidad las faltas de los hijos, sencillamente porque les amamos, pero
Los hijos sobre todos en sus etapas más tempranas, suelen perdonar con mucha facilidad, por la bondad natural se su niñez que los caracteriza.
Cuando se perdona una gran culpa, si dice que el perdón tiene una grande dimensión y si además se perdona el castigo merecido por dicha culpa, entonces es clemencia.
En una vieja película de artes marciales (Best of the Bets) en la pelea final en que el protagonista enfrenta al que había causado la muerte de su hermano, teniéndolo a su merced, prefiere contener su patada ya que de haberla ejecutado hubiese terminado con la vida de su oponente, y este ultimo al final le dice, aquel que salva una vida en medio de su derrota, es ganarse el honor y la gloria para sí mismo. No hay premio en el perdón, más que el descanso de la propia conciencia y la tranquilidad personal. Ojala y encontremos el perdón por bien nuestro, dedicado a mi Magda para que pueda perdonarme y perdonar a los que le han causado dolor. FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO NUEVO A TODOS.

ko-limalama@hotmail.com

FB: Dragones Gálvez Team

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014