Flavio Morales Cortés / Letra Capital

Independientes, ¿de parte de quién?

2015-08-08

La tendencia se viene marcando desde algunos años. El agotamiento de la figura de los partidos políticos, derivada de la pésima opinión pública que existe en torno a la clase política nacional, hace que estas instituciones estén devaluadas y por tanto, no representen los intereses de los ciudadanos.
Nuestros gobernantes –siempre creativos-, comenzaron rápidamente a pensar alternativas para que, a pesar del fastidio de los votantes, pudieran mantener el poder vía las elecciones con figuras que relevarán a los candidatos
que se postulan por un partido y que por ese simple hecho, ya tienen ganado un alto rechazo de la intención de voto.
Ya en la década de los 90 en México, en las altas esferas políticas se percibía el agotamiento de la figura partidista, principalmente de lado del PRI, que tuvo su primera señal de alarma con las elecciones presidenciales de 1988.
Por eso el presidente Carlos Salinas de Gortari encomendó explorar la posibilidad de refundar a su partido o de
plano, sustituirlo por uno nuevo. Ahí se analizaron distintas alternativas, como por ejemplo, sencillamente cambiarle de nombre al PRI como si con esto se desapareciera por decreto la carga negativa de partido corrupto y fraudulento.
El rechazo de muchos sectores dentro del PRI, hizo que se abortara esta idea por lo que se fijó una meta más audaz, como fue la creación de un partido nuevo, incluso en aquellos años ya se tenía pensado el nombre, pero
acontecimientos de coyuntura como el alzamiento zapatista detuvieron de tajo esos proyectos y así, quedó solo en el papel la creación del Partido Solidaridad.
Elección tras elección la figura de partido político ha ido cayendo hasta llegar a ser considerada como de las que menos confianza generan en la ciudadanía.
Por eso los planes siguieron y se crearon partidos satélites como Nueva Alianza o el Partido Verde, que en su génesis tenían la misión de crecer hasta sustituir al PRI. Se quedaron cortos.
Con el fracaso de la alternancia como una forma de renovar la confianza en los políticos de partido, debido principalmente al desastroso papel del PAN en la
presidencia de la República durante 12 años, nuevamente los grupos hegemónicos se vieron en la disyuntiva de qué
hacer para brincar el hartazgo social.
Es aquí donde encontró cabida la figura de las candidaturas ciudadanas.
Lamentablemente esta opción es una reacción para Status Quo, más que una conquista de la sociedad organizada
para despolitizar el servicio público vía las elecciones.
La reforma política abrió la opción de candidatos ciudadanos ¿y qué pasó? Que el espacio rápidamente ha sido ocupado por los propios partidos políticos, que mandan cuadros a participar por esa vía para disminuir sufragios opositores o para disimular cambios de régimen.
Cuando en la boleta electoral aparece un candidato presuntamente independiente, hay que preguntar ¿a quién representa? ¿De dónde viene? ¿Cómo tiene recursos para financiar una precampaña y campaña? ¿Ha sido militante y de qué partidos? Estos simples cuestionamientos nos podrán iluminar las intenciones de estas candidaturas. Hoy en Veracruz hasta este momento, no existe ninguna opción independiente de cara a la gubernatura, todos los que se han apuntado tienen marcado en la frente el sello de los intereses que representan.
Comentarios a
letracapital@yahoo.com.mx
Twitter @moralesflavio

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014