Veracruz, rumbo a los 500 años

El tiempo entre costuras

En la opinión de Quillo

Ampliar Foto  
Veracruz: “El tiempo entre costuras”. / Redacción
Google+

César Luna Herrera / Veracruz
2017-09-12 17:00:08

Aunque estamos en época de fiestas patrias, quiero comentar un buen libro español que ha caído en mis manos. El volumen está escrito por la señora María Dueñas, española nacida en Puerto Llano, España, en 1964.

El libro se titula “El tiempo entre costuras”. El texto habla sobre una mujer llamada Sira Quiroga, una joven modista que abandona Madrid meses antes del golpe de estado de 1936, allá en la península ibérica. La novela me gustó mucho porque la protagonista tiene la edad que mi madre tuvo en esa época.

Además de que mis abuelos maternos también se dedicaron al negocio de la costura. El libro hace referencia a aparatos que conocí siendo niño, tales como: las máquinas de escribir mecánica, que ahora ya son piezas de museo.

Una vez en el café, un amigo me preguntó, ¿existirán todavía los talleres de reparación de las máquinas de escribir? Hicimos todas las elucubraciones posibles para llegar a la conclusión de que si existen deben ser unos cuantos y además muy difíciles de encontrar.

Otro amigo que estaba participando en la discusión sobre los talleres nos comentó que él había llevado clases de mecanografía en la secundaria y detalló lo que ocurría en aquellas clases (como que la maestra ponía un trapo sobre el teclado para que escribieran sin ver donde estaban las letras) junto con la clase de mecanografía, les impartían taquimecanografía, nos reímos mucho cuando comentó que la maestra los hacía escuchar el informe presidencial y tomar notas sobre el mismo en el sistema de símbolos para preguntarles después sobre el mismo.

Otro aparato, además muy importante para la trama de la novela, la máquina de coser. Recordé los aparatos que había en la casa de mis abuelos, vino a mis oídos el murmullo del pedaleo de mi abuelita, ella llegó a ser tan diestra en el manejo de la máquina que podía bordar a una buena velocidad.

Cuando llegó el motor eléctrico para estas máquinas, mi abuelita rápidamente lo adoptó y me impactaba que además de reparar las partes mecánicas de la máquina de coser, también le entraba a la reparación del motor y el pedal.

Mi abuelita (se llamó Felisa) confeccionaba vestidos de novia y quince años. Mi abuelito murió antes de que mi mamá se casara con mi papá; así es que, no tuve la oportunidad de conocerlo, pero mucha gente me comentó que él era muy bueno en la confección de trajes y que incluso hubo un gobernador entre sus clientes (mis abuelos vivían en la ciudad de Xalapa).

De mi abuelo, también me contaron que como buen sastre, era un bohemio empedernido (tocaba todos los instrumentos de cuerdas que cayeran en sus manos). Mi madre me decía “tu abuelo, en el momento en que llegaban los muchachos, suspendía toda actividad y comenzaban a tocar las melodías de aquel tiempo, sin importar si apenas eran las diez de la mañana, y ya no terminaban hasta la madrugada del otro día”.

Nos reíamos mucho porque mi madre señalaba que los muchachos amigos de mi abuelito eran (para ella) unos viejitos. Al igual que en la novela (que esta mágica biblioteca que es el internet, me asentó, que el libro es la ópera prima de la señora Dueñas), apunta que el trabajo de costureras era mal pagado, lo mismo decía mi madre quien me comentaba que veía a mi abuelita coser por más de doce horas al día.

En 1937, mi madre ya era profesora en el puerto de Veracruz y le tocó leer todo lo relativo a la segunda república española, atestiguar la llegada de las familias de los refugiados, algunas de estas familias (que se asentaron en Veracruz) llegaron a ser buenos amigos de nosotros.

Estimado lector, la intención primera de este artículo era comentar sobre un libro que me pareció muy interesante, pero como siempre me fui perdiendo en el laberinto que forman los caminos de mis recuerdos.

Prometo hacer en una próxima ocasión una buena reseña sobre el libro, aunque sería mucho mejor si usted lo leyera para así poder comentarlo. Por cierto, está la serie televisiva muy interesante también. Aunque como buen lector siempre opinaré que es mejor leer el libro.

GRACIAS

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014