Galería

Fotografía en busca de la verdad

Enrique Rashide, Premio Nacional de Periodismo Enganchado personal y profesionalmente con Ayotzinapa.

Ver mas fotos  
Xalapa: AYOTZINAPA, LA LUCHA SIGUE / Laura Haddad
Google+

Laura Haddad / Xalapa
2017-08-17 10:21:53

En 2016 Enrique Rashide Serrato Frías fue ganador del Premio Nacional de Periodismo en la categoría de Fotografía por documentar las movilizaciones sociales que la desaparición de 43 estudiantes del estado de Guerrero provocaron no solo en México mediante el documental ‘Ayotzinapa, la lucha sigue’.
Meses después que el fotógrafo originario de la Ciudad de México recibiera su galardón, visitó Xalapa y entonces, habló con IMAGEN sobre el citado Premio para el que actualmente se encuentra abierta la convocatoria entre quienes se dedican al Periodismo en el país.
Así, Enrique Rashide opina de la importancia de estos reconocimientos para que el Periodismo Mexicano sea visibilizado y hechos como el de Ayotzinapa no se olviden pero alejado de los “espaldarazos” o dádivas oficialistas.

Que no se olvide
-Ganas el Premio Nacional de Periodismo, ¿te lo esperabas?
- Totalmente que lo esperara, no. Pero sí como fotógrafo sabes de tu trabajo, que puede funcionar y yo tenía como esa esperancita de que podía quedar porque yo siento que es un trabajo bueno, honesto, dedicado y es muy personal, entonces siempre tienes como esa chispita en que crees que sí puedes quedar porque tienes confianza en lo que hiciste.

-¿Crees que haber inscrito tu trabajo apoya en algo a visibilizar el caso de los 43 y otros desapariciones en México?
- Más allá del reconocimiento, la intención es que el documental llegue a más ojos, de que se publique en más lugares, de que no sea olvidado. El concurso o el reconocimiento del Premio Nacional de Periodismo sí tiene esa visibilidad, que en un medio local, como donde fue publicado, no tiene la misma fuerza a que se publique en un medio nacional o a que gane algún reconocimiento.
Ayuda mucho también a que no se olvide y a que esté vigente, y llegue a más gente.

-Hace algunos años el Premio Nacional de Periodismo era considerado “un chayote más”, cuando lo gana Diego Enrique Osorno anteriormente fue cuestionado, ¿a ustedes no se les ocurrió que su trabajo podría caer en cierto desprestigio?
- Para empezar el premio está dividido en dos partes, una que es por el gobierno y otra que es por el consejo ciudadano entonces, los trabajos que ganan en años recientes a partir del consejo se ven buenas chambas que aportan al periodismo y a los temas que están vigentes, en este caso creo que fue una buena oportunidad y no solo la mía: Ahí está el trabajo de Silver, de Laura Castellanos que abordan temas bien fuertes y que es importante que se vean como creo que es importante que el Premio esté cambiando y se vea de diferente manera porque causa mayor confianza.

Ayotzinapa, la lucha sigue
-Cuando uno ve el documental, se nota una construcción no muy común, ¿fue pensado así desde su inicio o su proceso se dictó como se les iba presentando las circunstancias?
- Estando allá te vas encontrando con muchas cosas que te dan una idea muy diferente a lo que querías hacer. Yo al principio quería llegar con los padres y hacer algo totalmente diferente, pero con la chamba vas encontrando ese eje temático.
Siempre cargo con mi grabadora y entonces voy encontrando las entrevistas que grabo para lo que pueda pasar. En un principio las imágenes las fui publicando en Instagram porque al principio tuve el apoyo de un medio pero luego fui yendo por mi cuenta y dos meses estuve allá.
Entonces aproveché el soporte de Instagram para que las imágenes fueran más allá de lo nacional y que todo el mundo las pudiera ver, y creo que tuvo muy buen resultado porque también esa era la intención de que llegue a los ojos de otras personas no solo a las de aquí que ya lo sabemos, e Instagram fue un buen soporte.
Ya después de que pasa el tiempo, hago levantamiento de imagen, me doy cuenta de que en una edición fotográfica son doce imágenes, trece, catorce… quince… Yo sabía que me iba a quedar corto porque son varias las fotos que publiqué, pero a partir de que iba publicando en Instagram iba haciendo una previsión para llegar el momento, yo tuviera algo más estructurado aunque no sabía qué.
También en un momento necesité de la búsqueda de dónde poder publicar, porque si no, no hubiera tenido caso que se quedaran en mi computadora todas las imágenes, entonces hablé con la agencia en la que trabajo pero no publica ese tipo de documentales, luego con la directora de El Debate y se lo propuse y la verdad, es que ahí me apoyaron mucho como también las personas de Baja TV y la verdad es que fue muy enriquecedor porque trabajar con ese tipo de personas que toman tu proyecto muy personal, se nota en la chamba, en la narrativa, en un equipo de trabajo enfocado en cómo se cuenta.

Emocionalmente involucrado
- Me llama la atención cómo ahora repites la palabra “personal”, ¿el tema te enganchó?
- Te voy a decir por qué: Te digo que es un trabajo muy personal y honesto porque yo cuando voy a cubrir esos hechos, en algún momento me puse a reflexionar que yo no quería hacer lo que todos estaban haciendo o sea, ir a cubrir la agenda diaria, cumplir con un trabajo y mostrar la nota del diarismo, y sí hacerlo algo personal porque al final la fotografía eso es, algo muy personal aunque haya recibido después apoyo. Las cosas se hacen porque uno quiere, porque te interesan y porque crees que pueden aportar algo más a la causa, a lo que yo creo y entonces se vuelve personal.

- ¿Qué te enganchó en especial de este tema?, ¿cuál fue el detonante para que te involucraras en él?
- No había tenido oportunidad de cubrir este tipo de acontecimientos tan fuertes porque yo donde vivo hay un rollo de violencia pero, es totalmente diferente.
Y allá no existen las marchas, ni las protestas, ni los movimientos sociales tan fuertes, entonces a mí desde antes, siempre me ha interesado la historia de por ejemplo el 68, todo ese tipo de cosas y ahora creo que era un momento en el que podía experimentar esa situación en carne propia.
Como fotógrafo a uno le llama estar en esas cosas y entonces hay como esa intención de aprender, de buscar, de encontrar, de platicar con los padres, con los estudiantes, son experiencias que son muy enriquecedoras que al menos a mí me hicieron crecer y ver las cosas de otra forma.

- ¿Hubo algún momento o instante en el quizá por alguna anécdota te dijiste “este tema ya no lo suelto”?
- Sí. La verdad es que hubo un momento en el que estuve allí entre que íbamos a Iguala y se me presentó la oportunidad de hacerle una foto a un padre de familia. Le tomé las fotos al señor Mario y después de eso, a grabadora cerrada, nos quedamos platicando un buen rato y me empezó a contar muchas cosas de cómo se sentía, de cómo era su hijo, de cómo se la estaban pasando, de la lucha que estaban haciendo ellos, de la dignidad sobre todo por no venderse porque el Gobierno les propone cosas.
Entonces... No sé, fue ahí como que logré ver esos detalles que ni siquiera están registrados en mi cámara y ni siquiera tengo un audio pero los guardo para mí, entonces esa experiencia que tuve con él en la escuela fue para mí de mucha reflexión y mucho sentimiento, me hizo valorar muchas cosas también como por ejemplo a mi familia, mi propia vida, esas cosas me marcaron mucho como para estar ahí.

Mentira histórica
- ¿Crees que esa “verdad histórica” en algún momento se volverá verdad, por aquello “de una mentira repetida mil veces, puede convertirse en verdad”…?
- Mira. los estudiantes hicieron que la real verdad histórica saliera a la luz, ¿cuál es la verdad histórica? Que el gobierno nos miente, quiere tapar el sol con un dedo y ya no nos la tragamos.
Ellos han dejado al descubierto todo eso, todo el grado de corrupción e impunidad que hay en todos los niveles, entonces esa llamada “verdad histórica” ya nadie se la va a tragar, más bien yo creo que hasta tontos son para construir su verdad.


Recuadro:
Enrique Rashide radica en Sinaloa. Estudió la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la UNIVER Campus Culiacán e inició su carrera como fotoperiodista en prensa escrita. Labora para la prestigiada revista especializada en fotoperiodismo Cuarto Oscuro.

Sus redes sociales:
https://www.instagram.com/rashidefrias/?hl=es
http://rashide-frias.wixsite.com/rashide-frias

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014