Veracruz, rumbo a los 500 años

Primer panteón de la ciudad de Veracruz

Restringen los entierros en los recintos religiosos

Ver mas fotos  
Veracruz: Entrada del panteón en el siglo XIX / Agencias
Google+

Redacción / Veracruz
2017-08-08 16:43:33

Cientos de personas transitan diariamente, desde la iglesia del Santo cristo del buen viaje, hasta el parque ecológico, sin imaginar que bajo sus pies, estuvieron o aún continúan, restos óseos del primer panteón de la ciudad, cuya obra fue benéfica para sus habitantes, y hoy no quedan rastros de ella; solo perdura en el recuerdo de los investigadores que intentan conocer el pasado histórico de la ciudad porteña.

Primeros entierros
No sabemos si desde la fundación de Veracruz o Nueva Veracruz (1600), hubo intenciones de construir un camposanto a mediano o a largo plazo.

Gracias a los informes del Conde de Revillagigedo dirigidos al supremo consejo de Castilla, a las crónicas de los testigos oculares, y al estudio de los historiadores, sabemos que los entierros se efectuaban dentro de los templos a lo largo del siglo XVII.

Sin embargo, no todos tuvieron un digno “último adiós” o una misa especial para el descanso eterno de sus almas.
Por ejemplo: el 18 de mayo de 1683, durante el asalto de piratas liderado por Lorencillo, cincuenta niños – víctimas del hambre y la sed – fueron sepultados en la catedral de la virgen María de la Asunción.

Otros datos de interés, afirman que los marineros procedentes de Sevilla, solventaban los gastos de la capilla de la Tercera orden, una dependencia de la orden franciscana (actualmente referido como Faro de Benito Juárez); a cambio de ello, los franciscanos daban cristiana sepultura a los marineros que fallecían en su viaje por el Atlántico.

Una evidencia más contemporánea, fue el hallazgo de la tumba de doña Ángela Cortés y Arellano, bisnieta del conquistador Hernán Cortés, en una restauración del mismo inmueble que mencionamos en 1968.

Contiene una leyenda que ratifica su sepultura en 1663. Quienes tengan el deseo de ir a visitar y leer el escrito de la lápida, se encuentra ubicado, haciendo esquina en Juárez y Morelos.

Nuevas disposiciones
La práctica de sepultar en los templos, culminó en el último tercio del siglo XVIII, generando y aportando un grave problema: la creación de nuevas enfermedades.

El siguiente texto, es la carta del obispo de Puebla que responde a la real cédula del 9 de octubre de 1791. En él, se explica las causas que conllevaron al supremo consejo a tomar decisiones para la fabricación del cementerio; este fragmento será de buen provecho para otros historiadores:

“En estos lugares según sus particulares circunstancias, podrán tal vez considerarse únicamente como útiles, y ventajosos los cementerios ventilados, y podrán por lo mismo, no ser nocivos las excepciones; pero en Veracruz es a mi ver, no solo útil, sino a todo aspecto necesario el uso común del cementerio, sin excepción alguna por la peculiares exigencias de la misma ciudad.

Veracruz es una ciudad de corto recinto, pero de crecido vecindario; se agolpan allí no solo los pasajeros que bajan de todo este reino para sus comercios, sino los que vienen de las embarcaciones, y los que marchan para España e islas...anualmente se padecían varias enfermedades epidémicas, que asaltaban a los vecinos y pasajeros, y era el horror de todos estos su mansión en Veracruz.

Todo este conjunto de causas,…que han cargado sus reflexiones, y publicado sus observaciones sobre la materia, y según las expresiones de las leyes imperiales y reales, hacen muy necesario el establecimiento del cementerio común mayormente cuando hay ya la experiencia, de que en el tiempo que cuenta de su erección, se han minorado no solo las enfermedades especialmente epidémicas, sino también los entierros”.

Construcción del cementerio
Al arribar al puerto de Veracruz el segundo Conde de Revillagigedo el 16 de octubre de 1789 hizo disposiciones para la erección de un camposanto.

El ingeniero que dirigió la obra fue don Miguel Ignacio Miranda, remitiendo en carta el 30 de marzo de 1790 la cuenta del costo total de la obra “pidiendo arbitrios”, es decir, los gastos fueron cubiertos con los fondos de la iglesia mayor o catedral, de la real hacienda y del ayuntamiento.

Teniendo el virrey las herramientas en mano, ordena construir el cementerio atrás de la iglesia del Santo Cristo del buen viaje el 16 de noviembre de 1790, y una vez acaba, es inaugurada el 22 de abril de 1791 antes de la llegada de la real cédula del rey, quien ordena su levantamiento el 9 de octubre del mismo año. Durante de la inauguración se hizo una misa solemne, una procesión y se trasladaron los huesos de la iglesia parroquial. Hoy, es casi olvidada y desaparecida.

FRASE

“... podrán tal vez considerarse únicamente como útiles, y ventajosos los cementerios ventilados, y podrán por lo mismo, no ser nocivos las excepciones; pero en Veracruz es a mi ver, no solo útil, sino a todo aspecto necesario el uso común del cementerio, sin excepción alguna por la peculiares exigencias de la misma ciudad”.
Obispo de Puebla

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014