El Monitor

Advierten sobre riesgos de robots sexuales

A especialistas preocupa que estas máquinas estimulen a los violadores

Ampliar Foto  
Ciudad de México: De acuerdo con Matt McMullen, estos robots están pensados para personas amables que simplemente tienen dificultades para conectarse con otras personas. / Agencias
Google+

Agencias / Ciudad de México
2017-07-17 20:21:01

Los robots sexuales de aspecto humano tienen el potencial de ayudar a las personas que de otro modo tendrían dificultades para mantener relaciones íntimas: personas mayores, discapacitadas o aquellas que encuentran las relaciones sexuales traumáticas, reza un informe publicado por la Fundación para la Robótica Responsable.

Sin embargo, los autores del reporte advierten de que estos robots conllevan también diversos riesgos éticos.

El primer autor del informe, Noel Sharkey, profesor de inteligencia artificial y robótica de la Universidad de Sheffield, en el Reino Unido, señala que la popularidad de los robots será determinada en última instancia por lo realistas que sean y por la aceptabilidad social que alcancen.

Los robots sexuales ya pueden ser comprados o arrendados en Estados Unidos, y hay planes para abrir un café con ciborgs eróticos en Londres. Cuatro fabricantes están desarrollando actualmente este tipo de ‘dispositivos’, con un precio que varía entre 5 mil y 15 mil dólares.

Sexbot Harmony

Harmony lidera la carrera para convertirse en la primera sexbot con IA comercial, pero tiene mucha competencia de prototipos que se están desarrollando en el Lejano Oriente.

Hay sexbots masculinos también, pero el mercado estará dominado por las muñecas femeninas que parecen apenas sacadas de una película pornográfica.

Ahí están Sexy Samantha, un robot español con un “punto G funcional” y Eva, otro rival estadounidense modelado con base en cuerpos femeninos reales.

La tecnología del sexo ya es una industria de unos 30 mil millones de dólares al año, simplemente a partir de aplicaciones inteligentes, juguetes sexuales, y porno virtual. Así que hay mucho dinero en los robots humanizados con capacidad de responder a estímulos y conversaciones básicas. Y, en el futuro, la tecnología los proveerá con temperatura corporal, con diseños personalizables (actualmente el fabricante de Harmony ofrece la personalización de cabellos, ojos, una selección de 42 tipos diferentes de pezones y 14 tipos de genitales), la capacidad de ‘estremecerse de placer’ y, finalmente, de caminar y moverse de manera natural. Y estos sustitutos de novia siempre estarán frescos como recién desempacadas - las partes “usables” se pueden quitar y esterilizar, incluso podrías pasarlas por el lavavajillas.

Por ahora, los sexbots no caminan y tienen movimientos bastante limitados, fundamentalmente por dos causas: la tecnología para hacer caminar y moverse a un robot de manera natural apenas se está desarrollando, y se trata de un proceso muy complejo que requiere de una gran cantidad de energía. Ambas limitantes la convierten en una tecnología, por lo pronto, inmadura y de costos prohibitivos.

Objetivación, violación, abuso sexual

Los autores concluyen que los robots podrían dar inicio a una auténtica “revolución” sexual, pero también comparten su preocupación ante el hecho de que estos aparatos puedan aumentar la cosificación de las mujeres, alterar las percepciones del consentimiento y utilizarse para satisfacer deseos que de otra manera serían ilegales.

Sharkey ha mencionado que también existe el riesgo de que estas máquinas estimulen a los violadores. “Algunas personas dicen: ‘Bueno, es mejor que violen a los robots que violen a personas reales’ (…), pero otros piensan que esto solo animará más a los violadores”, explica.

Además, a los científicos les preocupa la perspectiva de que se fabriquen robots sexuales de niños. Ya hay muñecas sexuales de este tipo creadas por una compañía japonesa cuyo dueño es un pedófilo quien declaró que su invento evita que él y otros pederastas abusen de niños reales.
Sin embargo, Sharkey es escéptico respecto al argumento de que los robots puedan ayudar a las personas a superar sus fantasías sexuales, sino que cree que es más probable que “alienten la pedofilia y hagan aceptable las agresiones a niños”.

En la misma línea, Patrick Lin, director del grupo de ética y ciencias emergentes de la Universidad Estatal Politécnica de California, en Estados Unidos, considera que “tratar a los pedófilos con robots sexuales de niños es una idea dudosa y repulsiva. Imagine tratar el racismo permitiendo que un fanático abuse de un robot moreno. ¿Funcionaría eso? Probablemente no”, concluye Lin.

Potencial terapéutico

La Dra. Kate Devlin, profesora de computación en la Goldsmiths University, de Londres, y que no formó parte del equipo que redactó el informe, piensa que los sexbots tienen “potencial terapéutico”.

“El robot sexual actual es un maniquí poco convincente y tengo un problema con la objetificación - las representaciones altamente ‘pornificadas’ de las mujeres.

“Otros juguetes sexuales se han alejado de la representación burda de los genitales hasta convertirse en dispositivos estéticos hermosos. ¿Por qué no hacer lo mismo con los robots sexuales?”

“Esta idea de que los hombres usarán estas muñecas para ser violentas con ellos es bastante injusto para la mayoría que los va a comprar, y además, no creo que dañen las relaciones reales”, concluye Devlin.

Por su parte, el creador de Harmony, Matt McMullen, defiende a los sexbots, afirmando que “[…] Esto no está diseñado para distorsionar la realidad hasta el punto en que la gente empiece a interactuar con los humanos de la misma manera que lo hacen con el robot”, dice. “Si lo hacen, probablemente haya algo malo en ellos. Esto es para personas amables que simplemente tienen dificultades para conectarse con otras personas”.

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014