Veracruz, rumbo a los 500 años

Los cinco faros de Veracruz

Luz de guía para marinos y aviadores Dejan huella en el camino de la historia.

Ver mas fotos  
Veracruz: 1910,EDIFICIO GENERAL DE FAROS / Héctor Noguera Trujillo
Google+

Héctor Noguera Trujillo / Veracruz
2017-07-17 11:19:00

Después de investigar en media docena de enciclopedias el significado de la palabra “faro”, esta fue la definición más satisfactoria: “Aparato luminoso destinado a proporcionar durante la noche un punto de luz fijo de referencia para barcos y aviones (Enciclopedia Básica Nauta).
Es obvio que la finalidad de un faro -en el caso de las embarcaciones- es servir de ayuda, para evitar encallamientos o naufragios. En cuanto a las naves aéreas, un faro es una señal luminosa fija que sirve de punto de referencia.
Si analizamos la palabra desde su etimología, nos encontramos con “pharo”, en latín y “pháros” en griego. Lo que sucede es que el primer faro del mundo fue construido en una isla del antiguo Egipto, llamada así: ¡Faro!
Sucedió que, antes de Cristo, en el año 279, el rey egipcio Ptolomeo Filadelfo le ordenó al arquitecto Sóstrato de Cnido construir una torre en dicha isla.
El constructor levantó una torre de mármol blanco y en la parte superior instaló un gran espejo, que reflejara la luz del sol y por la noche se encendía una gran fogata para que fuera visible desde lejos.
Muy cerca de la isla mencionada, se construyó el afamado Faro de Alejandría, con 134 metros de altura, motivo el cual se le considera como una de las siete maravillas del mundo antiguo.
Por cierto, en el siglo XIV, un terremoto destruyó gran parte este faro. Lo que quedó en pie fue destruido por el califa Al Walid, quien estaba seguro de que en los cimientos estaba enterrado un tesoro… el cual nunca apareció.

El registro veracruzano

* 1796, San Juan de Ulúa.
Aquí se instala el primer faro que se encendió en las costas de la Nueva España. Para ello, se construyó una torre especial de mampostería, en el bastión del noreste de la Fortaleza.
Al principio se trató de un faro de luz fija, como era lo usual en dicha época.
Fue hasta el 30 de marzo de 1804 cuando se puso en operación un faro giratorio, en aras de una mayor funcionalidad (técnicamente conocido como “alcance geográfico”). Recordemos que, en esa época todavía no se utilizaba la electricidad como fuente lumínica.
Se sabe que para costear los gastos del faro, se creó un impuesto especial, llamado “Derecho de faro”, con una tarifa muy clara:
* Buques de carga, procedentes de Europa… Un real por tonelada de carga.
* Embarcaciones menores, procedentes de América… Tres cuartillos.
* Naves de cabotaje… ½ real.

* 1872, Faro Benito Juárez
Se instaló en la torre de lo que fue el convento de los Franciscanos, hoy Recinto de La Reforma, dedicado a honrar a los forjadores del período conocido como La Reforma.
Este fue el primer faro de navegación instalado dentro de la ciudad.
Todavía existe la escalerilla de madera, en forma de caracol, que conduce a la parte superior, donde se encontraba el faro. El inmueble ha sido cuidado durante 50 años por don David Lagunes, quien llegó al lugar en 1968, cuando era todavía la Biblioteca del Pueblo.

* 1894: Isla de Sacrificios. Es el segundo faro instalado fuera de la ciudad. A la fecha es una potente fuente lumínica, que sirve de guía nocturna tanto para las embarcaciones como para helicópteros, avionetas y aviones.
Sin importar de dónde se mire, su luz tarda exactamente 15 segundos en recorrer los 360 grados.
Según Jaime Baca Aguirre, el día que se inauguró este faro se reanudó el alumbrado público de las principales calles del centro de la ciudad; en esa época, la fuente energética era el gas y el “gasómetro” (fuente de energía) se encontraba fuera de la muralla.

* 1910: Edificio General de Faros (Durante muchos años utilizado como Comandancia de la Tercera Zona Naval). Es el segundo faro dentro de la zona urbana. Fue conocido como el Faro Venustiano Carranza.
Gran parte del atractivo de este faro se debe al inmueble en el que se instaló, que fue una de las obras que a principio del siglo XX nos dejó don Porfirio Díaz.
Respecto a este controvertido personaje -y a lo mucho que le dio a nuestra ciudad-, el exalcalde Francisco J. Ávila Camberos ha dicho: “Reconoció la necesidad de incorporar al país a la modernidad; tuvo la visión necesaria para llevar a cabo en Veracruz las obras que un siglo después seguimos usando, disfrutando y admirando”.
A manera de anécdota, el decimista Felix Martínez González -exdirector de la casa museo de Agustín Lara- comenta que en su ciudad natal, Teocelo, Ver.(población a 1,160 metros sobre el nivel del mar), en noches con cielo despejado, es factible ver el haz de luz del faro de Veracruz.

* 1949: Banco de México (A la fecha Torre de Pemex). Aquí se instaló el tercer faro dentro del perímetro citadino.
Dada su altura (50 metros) obstruía la visibilidad del Faro Carranza. Se considera que este edificio fue el primer “rascacielos” de la ciudad de Veracruz. Por la originalidad y belleza de su arquitectura se convirtió de inmediato en un icono de nuestra porteña ciudad.
En fin, a lo largo del tiempo -y en todo el mundo- las señales de navegación han evolucionado, desde fogatas hasta el uso de satélites, pasado por sistemas sonoros y radioeléctricos.
Vale la pena reflexionar, aunque sea por un instante, en la solitaria labor que realizan los llamados “fareros”, sobre todo aquellos que hacen funcionar el faro de una isla.


EPIGRAFE:
“En cada rincón del mundo hay un faro, cuyos muros guardan historias de hombres batallando contra las olas y tormentas. Faros que desde tiempos antiguos han iluminado el camino a tierra firme”.
Autor desconocido

Héctor Noguera Trujillo
Investigador freelancer
escritorhnt@outlook.com

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014