Galería

Lila Downs regresa poderosa y peligrosa

Ofrece nuevo disco ‘Salón, lágrimas y deseos’, canta por el derecho a vivir

Google+

Agencias / Ciudad de México
2017-07-15 14:57:30

En su nuevo álbum “Salón, lágrimas y deseos”, la compositora méxico-estadunidense Lila Downs sintió la necesidad de afinar su activismo, tras el temor que la invadió después de cantarle a los 43 normalistas de Ayotzinapa en “La patria moderna”(2015).

En la pieza, grabada a dúo con el astro colombiano Juanes, Downs grita “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”, mientras que en el video de la canción aparece la frase “Ya me cansé”, que usó el exfiscal Jesús Murillo Karam cuando reportaba a la prensa sobre el caso de los estudiantes desaparecidos en septiembre de 2014, en el sureño estado de Guerrero, un crimen que generó conmoción dentro y fuera de México.
“Vivimos en un peligro tan grande que sí me atrevo a decir que es una especie de autocensura. Porque quiero sobrevivir, no quiero que me maten también a mí”, dijo Downs a la AFP durante una entrevista en su casa en Ciudad de México.

Derechos humanos

La ganadora de cuatro Latin Grammy y un Grammy, y quien ha fungido como embajadora de Amnistía Internacional, confesó que en varias ocasiones ha sentido mucho miedo, principalmente por su labor a favor de los derechos humanos. “En el anterior disco, especialmente cuando yo canté sobre los 43, sí me sentí en peligro”, admitió la cantante de 48 años.

Para la cantautora, las 13 canciones que dan vida a su nuevo disco son un grito de “desilusión” y “esperanza” con México, sus políticos, el narcotráfico y la corrupción que azotan al país, así como la relación bilateral con Estados Unidos, luego de la llegada del magnate Donald Trump a la presidencia.

Downs también destacó el empoderamiento de las mujeres, tema presente en su undécima producción discográfica y en la que grabó a dúo con la chilena Mon Laferte y la mexicana Carla Morrison.

El argentino Andrés Calamaro y el cantaor español Diego “El Cigala” se sumaron a la lista de invitados en el disco que la llevará de gira por Sudamérica, España, Estados Unidos y México en los próximos meses.
– ¿Cuál es la historia detrás de “Salón, lágrimas y deseo”?

- La verdad no pensaba que estuviéramos grabando tan pronto porque estaba muy triste, muy deprimida, por la situación del mundo, de la humanidad, desencantada, porque siento que ya sabemos qué estamos haciendo mal y seguimos ahí de necios.

El (título) “salón” está dedicado al amor tan grande que le tengo a mi país, que es México, primero; y también a Norteamérica (Estados Unidos) porque también es mi país, y el desamor tan grande que tengo con los dos. Luego, el “deseo” es la fuente de todo lo que instiga las cosas hermosas de construcción, de ideas, de vida.

- ¿Es (el álbum) un grito de esperanza o de enojo?
- Creo que son las dos cosas, ambas son necesarias en la vida. Este disco es de desencanto, de desamor y traición. Yo me siento traicionada, y creo que mucha gente se siente así, enfurecida.

Tienes que darte permiso de sentir tristeza sobre tu país, sobre las cosas terribles que pasan. Para mí es importante sanar desde dentro para poder dar el siguiente paso y entender cómo puedo ayudar a mi país. Para mí es más importante eso que irme con un machete.

– ¿Por qué una necesidad de autocensurarte?
- Porque sí he sentido mucho miedo (…) No quiero que me maten también a mí. En el anterior disco (“Balas y chocolate”), cuando canté sobre los 43, me sentí en peligro (…) Tengo fe, esperanza y por eso hago un disco que habla de eso, pero sin quitar la guerra de mi conciencia, por eso le canto “La mentira” a mi país.

– Le dedicaste una canción a Benito Juárez (primer presidente indígena de México en el siglo XIX), cuya frase “respeto” llevas tatuado en tu brazo izquierdo.
- “El respeto al derecho ajeno es la paz”, como dijo él. Compusimos para el Benemérito de las Américas, en esta ocasión, porque creo que nos hace falta recordar el respeto (…) Benito Juárez nos los recordó, pero creo que esto pasa en todos los tiempos, en toda la humanidad.

Un mundo raro

Lila Downs se puso a reflexionar que en lugar de titular su décimo segundo álbum “Salón, lágrimas y deseo”, pudo haberse llamado “Un mundo raro”, como el tema del cantautor José Alfredo Jiménez.

“Es lo que siento. Estamos viviendo en este mundo extraño y como latinoamericanos, nos hace confrontarnos con nuestra realidad, con quienes somos, con nuestra identidad”, comentó.

“Es que (el disco) tiene que ver mucho con la percepción de la mujer en nuestra cultura. ‘Salón, lágrimas y deseo’, es todas estas cosas que me confunden y que a la vez me dan fuerza y aliento”, agregó.

Poderosa y ‘Peligrosa’

Con otros temas como “La mentira”, “Piensa en mí”, “Tus pencas” y “Urge”, en “Salón, lágrimas y deseo”, Lila manifestó que está mostrando más que nunca su parte más chicana, su fusión de cultura y crianza como hija de padre norteamericano y madre mexicana, más lo acumulado en su carrera.

Y mostrándose como una mujer que sabe el poder de su sensualidad y sexualidad, como lo expresa en el tema “Peligrosa”, y que pide igualdad de género.

“Eso es importante cantarlo, hablarlo, discutirlo y no para los hombres, para nosotras. Que nos permita analizar y darnos cuenta qué estamos haciendo de nuestra parte para que nos tomen al igual. En nuestra comunidad de mujeres sí somos ambiciosas, sí somos jefas, o sí somos líderes, de pronto somos malas, somos más cabronas, somos unas ‘bitches’ y otros términos que nos dan que hemos llegado a aceptar porque predomina el patriarcado. Ha sido bien lindo oír lo que piensa el público, más los varones que nos acompañan en esto (de la igualdad), hay otros que no, que se sienten muy agredidos”, concluyó.


Ampliar Foto  
Ciudad de México: En la pieza, grabada a dúo con el astro colombiano Juanes, Downs grita “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”. / Internet

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014