Galería

Resuena ‘El cascabel’ espacial

Lorenzo Barcelata, músico de altos vuelos El folclorista que puso en alto a Veracruz.

Ampliar Foto  
Veracruz: Resuena ‘El cascabel’ espacial / Josefina Lugo
Google+

Josefina Lugo / Veracruz
2017-07-11 11:49:07

“El Cascabel”, canción del veracruzano Lorenzo Barcelata, viaja en la cápsula Voyager, puesta en órbita en el año de 1977, esta pieza fue seleccionada junto a otras obras musicales de todo el mundo para representar los sonidos de la tierra en un disco de gramófono enviado al espacio exterior.
Este 13 de julio se conmemoran 74 años de la muerte del célebre veracruzano, por lo que el Ayuntamiento de Veracruz le rendirá un homenaje en el Museo de la Ciudad.
La obra del oriundo de Tlalixcoyan ha traspasado las fronteras, trascendido en el tiempo y sigue vigente contagiando de su amor por México y su tierra veracruzana a todo el mundo, pues los sones compuestos por él se han convertido en íconos mexicanos.

Raíces familiares
Su más ferviente admiradora y promotora de su legado es su nieta, la señora María Elena González Barcelata.
“No, yo no lo conocí, en el mismo año que yo nací, él falleció, él murió el 13 de julio y yo nací en agosto. Pero tengo muchos recuerdos, pues mi mamá me heredó la gran admiración que ella tenía por su papá, ella, María Elena Barcelata Barcelata, la única hija de Lorenzo”, exclamó.
Cada año, doña María Elena, acompañaba a su madre a Tlalixcoyan, en donde le rendían homenaje al artista.
“Siempre íbamos cada año a Tlalixcoyan, que era donde antes le hacían el homenaje, él nació ahí y por mi abuelo, ahora se llama Tlalixcoyan de Barcelata”, aclaró.
La madre de María Elena vivió con su papá, Lorenzo Barcelata y con su abuela, Petrona Castro Henkel, una combinación cubana-mexicana.

El recorrido
La niñez de Lorenzo Barcelata transcurrió en el poblado, en donde a los 14 años, gracias al buen ojo del maestro del pueblo quien le enseñó a tocar la guitarra, compuso sus primeras canciones, “Arroyito” y “Como gota de agua”.
Años más tardes el naciente artista emigra a Tampico, en donde se enrola en el medio musical, gracias a su buena fama respaldada por la agrupación Ruiseñores Tampiqueños es apadrinado por el entonces gobernador de Tamaulipas y más tarde presidente de la República, Emilio Portes Gil, quien los impulsa a realizar una gira por Yucatán y Cuba.
“Mi abuelo ya era famoso y era muy amigo del licenciado Emilio Portes Gil, quien fue presidente de la República y gobernador de Tamaulipas y él fue el que lo impulsaba para que escribiera canciones, pero sobre todo para las películas”, compartió su heredera.
“Las canciones de mi abuelo le gustaban al licenciado porque eran campiranas, mi abuelo, en muchos periódicos de su tiempo era el primer folclorista nacional, porque cuando él inició su carrera, apenas se empezaban a grabar, no había discos propiamente”, aclaró.
El éxito y la desgracia llegaron de la mano al artista, pues un accidente donde un compañero perdió la vida empaño la gran aceptación que tuvieron en la nación vecina de Estados Unidos.
A principios de 1935 la canción de “María Elena”, también conocida como “Tuyo es mi corazón” se populariza en la radio y es grabada mundialmente por cantantes del momento ocupando los primeros lugares en Estados Unidos, lo que los obliga a realizar una gira donde se suman Centro y Sudamérica.
“Las canciones de mi abuelo, sobre todo las folclóricas eran muy bien recibidas, como él musicalizaba películas, era una de las labores más fuertes que él tenía”, mencionó la señora González Barcelata.

El cine
Las películas donde Lorenzo Barcelata actuó fueron pocas. Doce musicalizadas en México y en Hollywood participó en 17, de las cuales musicalizó 16, lo que lo obligó a vivir en Los Ángeles un largo tiempo.
“Una de las anécdotas que narra el maestro Figueroa, en la biografía de mi abuelo, es que llegan a Hollywood, primero llaman a Lorenzo Barcelata, por la película de “Allá en el rancho grande”, después llega Agustín Lara, pero dice que lo rechazaban en aquel tiempo por feo” agregó la entrevistada.
A partir de 1935 la fama se enamoró de Lorenzo Barcelata, por lo que el folclor mexicano no conoció fronteras, igual sonaba un son en Estados Unidos que en cualquier otro país de Latinoamérica.

Músico errante
“A pesar de la fama, Lorenzo Barcelata nunca tuvo una casa propia, la única casa que tuvo fue en Tlalixcoyan, en donde vivía con su mamá; ahora es ahí la Logia Masónica pero ni en Veracruz, ni México, ni en Miami, ni en Los Ángeles tuvo una propiedad”, compartió su nieta.
En Veracruz vivió en una casa de la familia Broissin Abdalá, quienes eran muy amigos del artista y ahí llegaba cuando estaba en la ciudad.
El panteón Español de la Ciudad de México fue su última morada, en donde reposan sus restos desde 1943, sin embargo, él sigue compartiendo su talento y amor por su patria a través de sus obras y canciones que hoy suenan con más sentimiento y alegría, en honor a la tierra que él amaba.


Datos
Murió: 13 de julio de 1943
Nació: 30 de julio de 1898

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014