Mascotas Felices

¿Cómo hacer ejercicio con tu perro?

Necesitas ejercicio regular para estar saludable, y tu perro también, así que ¿por qué no se ejercitan juntos?

Ampliar Foto  
Veracruz: Hacer ejercicio de forma segura e inteligente. / Imagen de Veracruz
Google+

Agencias / Veracruz
2017-05-03 15:14:17

De la misma forma que nos preocupamos por estar en forma o mantenernos saludables a través del ejercicio, nuestro perro necesita un entrenamiento regular para mantener su bienestar físico. Por lo tanto, si ambos necesitáis entrenar, ¿por qué no hacerlo juntos y en la comodidad del hogar? Para que eso ocurra, el perro debe aprender a seguir tu ritmo y tú, a su vez, debes aprender a leer las señales de tu mascota para saber si se está divirtiendo, si está agotado o si quiere continuar. Así que si te preguntas cómo hacer ejercicio con tu perro en casa, en este artículo de unComo compartimos algunas claves que serán de utilidad para ti y tu mascota.

Instrucciones:

1.- Antes de comenzar a ejercitarte con tu perro, lo mejor es llevarlo al veterinario para determinar si tu mascota está en buenas condiciones físicas para entrenar. Si tu perro es de los que tiene demasiada energía (y suele recordártelo cada vez que encuentras un zapato mordido o un cojín destrozado), puede ser una buena señal de que está listo para acompañarte en tu rutina casera. Además, el ejercicio será una buena forma de canalizar esa energía y calmarlo un poco.

También te aconsejamos que antes de iniciar la rutina de actividad física, consultes el artículo Cuánto tiempo de ejercicio necesita un perro.

2.-Si tu perro es aún un cachorro, lo mejor es evitar el entrenamiento, pues sus huesos están en formación y podría lesionarse o tener inconvenientes con su desarrollo posterior. Te aconsejamos que esperes a que su estructura ósea haya madurado para iniciar una rutina de ejercicio física.

3.-Lograr que tu perro y tú sincronicéis los movimientos no es tarea difícil, por lo que hacer ejercicio en casa es una tarea que exige constancia. De la misma forma que lo entrenaste para que se comportara dentro y fuera de casa, puedes hacerlo para que te acompañe en tus rutinas. Comienza por enseñarle comandos básicos que le enseñen a mantenerse a tu lado, sentarse, pararse en dos patas o acostarse. Prémialo cada vez que logre aprender un comando nuevo.

4.-Crea una rutina de calentamiento para tu perro. Lanzarle una pelota o un juguete y hacer que lo traiga de vuelta puede ser una buena manera de comenzar, además de ayudarlo a asociar la idea de diversión y juego con el entrenamiento porque al final, la idea es divertirse mientras queman calorías. Procura que el juego dure solo unos minutos para evitar que se agote antes de tiempo.

5.-Enséñale a tu perro a seguirte. La única forma en la que podrás lograr una rutina de ejercicios efectiva con tu perro es si él está en sincronía con los movimientos de tu cuerpo. Enseñarle a tu perro la orden básica "sígueme" te permitirá mantenerlo bajo control mientras esté atado a la correa o sin ella. Dale un vistazo al artículo Cómo enseñarle a un perro a andar junto a su dueño para obtener instrucciones detalladas o prueba el siguiente método resumido:
Colócale la correa a tu perro y haz que se pare junto a tu pierna izquierda mientras ambos miran en la misma dirección.
Lleva una bolsa con pequeñas golosinas ya que recompensarás a tu perro con frecuencia.
Di el nombre de tu perro, haz contacto visual con él y avanza dos pasos. Si tu perro camina junto a ti, recompénsalo con una golosina. Si no te sigue, retrocede y repite este paso hasta que camine junto a ti.
Repite los dos pasos varias veces hasta que seguirte se vuelva instintivo para tu perro.
Incrementa la cantidad de pasos a cuatro y luego a seis, recompensando a tu perro cada vez.
Si tu perro se aburre o se queda atrás, toma un descanso. Sin embargo, si continúa con este comportamiento, di "Ah-ah" y su nombre para volver a captar su atención. Regresa a los pasos básicos y luego recompénsalo.
Practica lo más a menudo posible. Dos veces al día es ideal.

7.-Conoce las señales de que estás ejercitando en exceso a tu perro. Un perro que se divierte parecerá contento y alerta, no cansado ni inquieto. Sentarse o recostarse, quedarse atrás o simplemente detenerse son buenos indicadores de que tu perro ya tuvo suficiente. No malinterpretes estas señales como testarudez en el contexto de las rutinas de ejercicios. Además, debes tomar en serio cualquier señal de cojera, y un veterinario debe revisarla lo más pronto posible.

8.-Hidrátate y recompensa a tu compañero canino (y a ti mismo) después de la rutina. Hidrátense con agua fresca y fría. Como recompensa después de una buena rutina, considera también ofrecerle a tu perro una golosina saludable especial que no lo haga subir de peso pero que tenga un gran sabor.[6]
Puedes ofrecerle plátanos o arándanos congelados. Si tu perro ha estado al aire libre en un día caluroso, recompénsalo con un trozo de plátano o arándano congelado. Ambos tienen bastantes vitaminas y un gran sabor, sobre todo cuando están congelados.
Asegúrate de que tu perro haya bebido suficiente agua. Deja que beba tanto como desee después de una rutina de ejercicios. Tu perro te hará saber cuando se sienta hidratado. Añade unos cuantos cubos de hielo al agua de tu perro para mantenerla particularmente fría o simplemente dale hielo como una golosina.
Dale un tiempo de descanso. Lleva a tu perro a su lugar de descanso favorito para que tome una siesta después de la rutina de ejercicios. De hecho, considera tomar una siesta tú mismo ya que el sueño reparador es una de las mejores formas de mantener a raya a los kilos de más.

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014