Veracruz

Payasos que arrancan sonrisas a porteños

Para Sonrisal hacer reír es un arte con el que aportan a crear felicidad; con su trabajo busca sacar de la cotidianidad a los adultos

Ampliar Foto  
Veracruz: Provocando alegría. Salatiel Hernández, con su personaje Sonrisal, no solo provoca sonrisas, también ayuda a dirigir el tránsito. / Carime Totosaus
Google+

Carime Totosaus / Veracruz
2017-03-20 14:25:47

Sonrisal irrumpe la cotidianidad de las veracruzano durante un minuto para generar un intercambio emocional escénico y así brote la risa a flor de piel.

Salatiel Hernández González, quien se desempeña como ejecutante de Clown en las calles desde hace 12 años, asegura que su trabajo le provoca alegría y al mismo tiempo lo hace sentirse útil porque contribuye al desarrollo social a través de la risa como terapia.

El actor comenta que al principio su arte no era entendido porque la gente pensaba que estaba chiflado o que era una persona necesitada que pedía dinero bajo el pretexto de no trabajar.

Sin embargo con el paso del tiempo comenzó a ganarse un lugar en el corazón de los veracruzanos, quienes empezaron a jugar con él, sumándose a su dinámica de dirigir el tránsito, hacer malabares y contagiar su alegría sin insultar, sin ser hostil, sin ser desagradable o inmoral.

“Somos felices las personas y yo, me produce felicidad, es un modo de vida y es el mejor trabajo que me he podido inventar”, expresa.

Examinan el interior de cada persona

En contraparte con los payasos tradicionales, Salatiel explica que los clowns son seres más profundos que requieren hacer una investigación al interior de cada individuo para buscar los cimientos más importantes y a partir de ahí llevarlo a la risa, a lo irónico, ordinario, al divertimiento, logrando que las personas se reflejen en su personaje.

Cuenta que este arte es retroalimentativo porque “la gente participa sin darse cuenta, irrumpes su cotidianidad para crear un estado de felicidad natural cambiando su estado de ánimo mediante la liberación de endorfinas”.

Sonrisal precisa que su experiencia en los cruceros le ha enseñado a lidiar con gente que lo insulta, lo denigra o hacen comentarios irónicos u ofensivos, pero lo importante en estos casos, comenta, es ser inteligente para devolverlo con un chiste, sin ofender.

“‘Que desgraciado’, sí efectivamente soy muy desgraciado, o ‘parece un muerto de hambre’, sí mi mujer dice lo mismo. Hago un chiste a mí mismo para no tener que contestarle ‘tú cállate’”, explica Salatiel.

Olvidar las complejidades
El público infantil es el que induce a los adultos a que se permitan convivir con el clown.

“Volver al origen de la persona y sacar el niño que todos llevamos dentro es uno de los preceptos del Clown”, refuerza Juan Pablo Solano Gómez, director del grupo teatral Tinglado con más de 5 años de trayectoria.

Señala que al ir creciendo la gente olvida utilizar la creatividad de transportarse a otro mundo y parte del objetivo de clown es hacer olvidad, por un momento, lo complicado que es la vida de adulto y divertirte con cosas simples.

Solano Gómez añade que la risa que sana es la que no se ríe del público, lo más puro, que es con la que trabajan; no la risa que enferma, el doble sentido, las burlas, ”lo que busca el clown es un ambiente ameno, feliz”.
“Que puedan pasar un buen rato que no sea efímero, que se den cuenta que a través del teatro se pueden curar muchas cosas”, argumenta JuanPa, como lo conocen en argot teatral.

Al reflexionar acerca de la vida y su complejidad, el ejecutante de esta técnica de la risa manifiesta que la realidad es violenta e injusta, pero hay que disfrutar.
“La vida no es compleja, el complejo es el ser humano, hay que cambiar la perspectiva, el cristal con que se mira la situación, hay que tomar la vida con una sonrisa”, recomienda.



IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014