Internacional

Bombardeo diezma una familia en el oeste de Mosul

Una caravana de carretas de madera baja por una colina cercana a la ciudad iraquí de Mosul. El pie de un niño sobresale de una de las mantas en las que van envueltos los 21 familiares de Ziad Jalaf muertos en un bombardeo

Ampliar Foto  
Mosul: Los ataques en esa ciudad iraquí han dejado miles de muertos / AFP
Google+

AFP / Mosul
2017-03-18 10:36:38

Una caravana de carretas de madera baja por una colina cercana a la ciudad iraquí de Mosul. El pie de un niño sobresale de una de las mantas en las que van envueltos los 21 familiares de Ziad Jalaf muertos en un bombardeo.

"Los sacamos de entre los escombros. Hay 21 cuerpos. Mujeres y niños, incluso un bebé de seis meses", declara Ziad, refiriéndose al bombardeo aéreo que mató esta semana a su familia cerca de la estación de trenes, en el oeste de la segunda ciudad de Irak.

Bajo un cielo plomizo y por una carretera enlodada, las seis carretas vetustas avanzan a trompicones.

"Perdí a mis dos hermanos, al hijo de mi hermana, a mis primos. Una familia entera de 21 personas", repite Ziad, un treintañero corpulento y canoso.

Los hombres bajan a toda prisa por un promontorio a las afueras del oeste de Mosul, donde las fuerzas iraquíes continúan con su ofensiva para expulsar al grupo Estado Islámico (EI) de esta ciudad del norte del país. "Hace 20 días que no los veía", dice.

- 'Escudos humanos' -
La familia es originaria de Wadi Hajar.

Cuando las fuerzas iraquíes llegaron al oeste de Mosul, los yihadistas empezaron a replegarse hacia las viviendas cercanas a la estación de ferrocarril y se llevaron a varias familias, entre ellas la de Jalaf.

Por el momento no se ha podido confirmar el ataque a través de una fuente independiente. Y se ignora si es obra de aviones iraquíes o de los de la coalición antiyihadista, liderada por Estados Unidos.

"Servían de escudos humanos a los yihadistas. Un avión llegó y hubo un ataque", cuenta Ziad, quien logró permanecer escondido en Wadi Hajar.

Las carretas se paran en un campo fangoso, unas junto a las otras. Algunos hombres lloran, otros gritan, desesperados.

"Cuando fuimos a buscar los cuerpos, los yihadistas nos dispararon obuses. No pudimos sacarlos hasta que llegaron las fuerzas de seguridad", y los echaron de esa zona, añade Ziad.

- 'Me siento muerto' -
Un pariente de Ziad Jalaf, Shehab Ahmed, llora mientras besa a una niña de cabello castaño. Se sienta, con la cabeza entre las manos.

Su mujer y su hijo Ahmed de tres años y medio murieron. Él y sus tres hijas (la mayor de ocho años) sobrevivieron.

"Fue un ataque muy violento. Dos casas quedaron hechas polvo", cuenta Shehab. La tercera vivienda, en la que estaba él, se salvó.

"En mi interior me siento muerto", añade, golpeándose el torso.

Sentado entre dos carretas, en los brazos de un familiar, Rayan Jalaf llora y murmulla algo incomprensible. Se levanta y besa los cadáveres, uno a uno.

Llega un camión de las fuerzas iraquíes. Sacan unas bolsas mortuorias negras y beiges de una ambulancia y meten los cuerpos en el interior de una funda.

"Es mi hermano", dice Rayan, sosteniendo en brazos el cadáver. Casi se cae con el peso pero no permite que nadie le ayude.

"Él, es Yunes", dice Ziad a su padre. El anciano está a su lado, con un abrigo gris sobre una chilaba negra y una kufiya en la cabeza.

En su mano lleva los carnés de identidad verdes, que mira con atención antes de colocarlos sobre cada cuerpo.

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014