Veracruz, rumbo a los 500 años

Veracruz a mediados del siglo XVII

La triste realidad vista por George Ruxton El viajero llegó en siglo 19

Ampliar Foto  
Veracruz: Veracruz a mediados del siglo XVII / Agencias
Google+

Imagen del Golfo / Veracruz
2017-03-13 11:18:52

George Federick Augustus Ruxton (1821-1848), quien nació en Inglaterra, a pesar de vivir sólo 27 años, se desempeñó como militar, explorador y escritor.

Se le calificó como un hombre de gran cultura, lo que le valió ser miembro de la Royal Geographical Society y de The Ethnological Society, dos afamadas instituciones de la Gran Bretaña.

De espíritu inquieto, a los 17 años se inició en la milicia española, donde recibió una condecoración. Después le dio por explorar diversos países: África, México, Estados Unidos y Canadá.

De todos los que visitaron nuestro país en los siglos XVII y XVIII fue, probablemente, quien nos describió con un lenguaje más duro. Basten cuatro ejemplos para darnos cuenta de su estilo narrativo… ¡sin contemplaciones!
- Los mexicanos: “Son traicioneros, flojos, indolentes y sin energía, cobardes por naturaleza”
- “Respecto al gobierno, creo que los mexicanos son incapaces de autogobernarse”
- “La causa de las 237 revoluciones (SIC) que han convulsionado al país desde la Declaración de Independencia han sido la ambición personal y el deseo de poder”
- “El poder intelectual está en manos de unos cuantos y todas las revoluciones las realiza esta minoría. El ejército aprovecha (lo cual es fácil mediante sobornos y la colaboración del clero), estos apetitos y entonces ocurre que, en lugar de gozar una forma libre y republicana de gobierno, el país es regido por un despotismo militar”.

Ante tan crudas declaraciones, uno de sus biógrafos dice: “Nadie que conozca la historia del México anárquico puede desmentir los juicios de Ruxton”

La ciudad de Veracruz
La observa bien planeada, rodeada por una pared de adobe (lo que él llama “un insignificante muro”), con amplias calles que se cruzan entre sí en ángulos rectos. También hay algunos grandes y hermosos edificios que se deterioran rápidamente hasta quedar convertidos en ruinas.

Esta, que hace 100 años era una floreciente ciudad comercial, como cualquiera otra en la América Española, ha sufrido los perniciosos efectos de un gobierno corrupto e impotente. Ahora, con una población escasa y bajo el control de un despotismo militar, su riqueza e influencia han terminado ya.

El pueblo ofrece el aspecto de melancolía y en las calles y plazas, las iglesias y edificios públicos se están convirtiendo en ruinas: apenas se encuentra un ser humano y los poco que se ven están y pálidos y débiles.

Por doquier aparece el zopilote único habitante de las calles, que se alimenta de la basura y la carroña que abundan en cada esquina… estas desagradables aves son útiles para limpiar las calles y como ahorran trabajo a los perezosos mexicanos, están protegidos por la ley.

Opinión del bombardeo
Este viajero llega a Veracruz en la época en que las tropas del General Scott bombardean nuestra ciudad: “Mantener un bombardeo de varios días es en mi opinión un acto de crueldad innecesaria ya que hasta donde yo sé no había defensas que rodearan la ciudad e incluso la ciudad misma hubiera podido ser tomada por un par de batallones de voluntarios de Missuri… Todavía no puedo pensar por qué el bombardeo fue tan cruel e innecesario”.

Algo inexplicable
“Cuando llegué había gran excitación en Veracruz. La “siempre heroica” ciudad y el castillo (de San Juan de Ulúa) se habían pronunciado a favor del inmortal salvador del país, como llamaban a Santa Anna.

Olvidando en su entusiasmo que doce meses antes habían corrido a patadas al mismo hombre, cubriéndolo con todos los epítetos y abusos que la “facultad de lengua” de los mexicanos es capaz de manifestar. Sin embargo, ahora el héroe era esperado con impaciencia y se hacían gran preparativos para recibirlo”.

Los singulares soldados mexicanos
Según Ruxton, un soldado mexicano es muy distinto a un militar “normal”.

El ejército está compuesto enteramente por indios, pigmeos de miserable apariencia cuyas armas miden metro y medio.

En una visita a San Juan de Ulúa, con una población de 700 soldados, este autor pudo percatarse de sus barracas: “Eran guaridas que serían impropias aun para cerdos, sin aire ni ventilación y repletas hasta la sofocación”.

No había la menor disciplina en la guarnición y apenas tenían vigilando a un centinela pese a que el escuadrón americano acechaba el castillo y se temía un ataque inminente”.

Un excelente mercado
“Con una sección de pescados bien cuidada. Al amanecer los pescadores indígenas traen sus canastas que apilan sobre otra y exhiben una hermosa variedad de pescados con todos los colores del arcoíris de todos los tamaños… también vendían venados e incluso grandes serpientes”.

En Veracruz tuve mi primer encuentro con el frijol, una pequeña habichuela negra que es el principal alimento de los mexicanos y se encuentra en todas las mesas, tanto de los ricos como de los pobres”.

El licor divino
El gran “descubrimiento” de Ruxton, el pulque: “Cuando está fresco es resplandeciente, frío, refrescante, la bebida más deliciosa que se hay inventado para el mortal sediento que, cuando corre por la garganta de un viajero acalorado que siente la maravilla del licor por sus venas, le resulta sin duda el “licor divino” como lo llaman los mexicanos, los ángeles del cielo lo prefieren al vino”
Y hablando del vino, lo que más llama su atención es que lo enfriaban con nieve traída del Pico de Orizaba.

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014