Veracruz, rumbo a los 500 años

El origen del Carnaval

Llega a buen puerto ‘la fiesta de la carne’ Explota el ritmo del ‘Chuchumbé’ en el siglo XVIII

Ver mas fotos  
Veracruz: ‘la fiesta de la carne’ / Juana Santos Medel
Google+

Juana del Carmen Santos Medel / Veracruz
2017-02-07 10:44:58

Una de las primeras investigaciones que se han realizado sobre el carnaval de la ciudad y puerto de Veracruz la hizo la investigadora Martha Inés Cortés Rodríguez, por los años noventa, del Instituto Veracruzano de la Cultura.

El trabajo se publicó en Cartapacios, una de las impresiones del Instituto, tiempo después, en el año 2000, se reeditó en un formato atractivo y fácil de manejar.

En el libro de Cortés titulado “Los carnavales en Veracruz”, refiere la autora los elementos que dan origen al carnaval y su evolución o desarrollo.

Cortés escribe que esa fiesta deriva de dos que se efectuaban una en Grecia denominada dioniseas griegas y la otra en Roma, las saturnales, aunque también se piensa que procedía de la India.

Estas ceremonias tenían un punto en común se asociaban a fenómenos espirituales, astronómicos y a ciclos naturales que se manifestaban a través de expresiones como la danza, los cánticos, la sátira, las máscaras y el desorden.

Por los diversos movimientos que la humanidad ha tenido a lo largo de los siglos esta fiesta, como muchas otras, pasó a otras naciones hasta que llegó a los lugares cristianos en donde se le dio otra connotación.

Raíz
El vocablo carnaval está compuesta de dos palabras latinas caro vale que significa “adiós a la carne” y que el cristianismo lo toma como un tiempo que le antecede a la cuaresma y en donde se acostumbraba con mayor rigor el consumo de las carnes.

Este significado difiere de aquel otro que tienen los hindúes quienes realizan una fiesta denominada hauli, quizá de mayor antigüedad, y que tenía lugar en la primavera y era considerada como el tiempo de la alegría, los amores, la fiesta, la florescencia.

En esta celebración se acostumbraba el disfraz, el canto, las comparsas y los participantes se arrojaban huevos y vestían de forma grotesca, al concluir la fiesta era enterrado el hauli, figura que era incinerada.

El quemar y enterrar la figura del hauli significaba que estaba relacionado con la naturaleza, es decir, morir para renacer y después de esto continuar con un periodo de penitencia, de ayuno, algo parecido a lo que hoy conocemos como cuaresma.

Europa integró el carnaval a sus festividades, así algunos de los elementos que incorporaron fue el disfraz y las máscaras, entre otros. Países como Francia, España y Portugal retomaron otros aspectos como el arrojar agua, harina, más los del ingenio español.

Antecedentes del Puerto
Veracruz tuvo un contacto estrecho con los puertos españoles, esto provocó que en los comercios se vendieran diversos productos llegados de ultramar, uno de ellos y de los más conocidos el bacalao, pero también se asimilaron las danzas y diversas formas musicales, aunado a ello el ingrediente musical indígena y el africano recrearon el mundo veracruzano adoptándolo a su propia manera de vivir.

Se tiene conocimiento de que uno de los primeros antecedentes musicales con carácter carnavalesco se dio en el siglo XVIII, en el año de 1776 se bailaba el chuchumbé, integrado por versos, cuya letra y forma de bailar era deshonesta por las expresiones corporales, el movimiento de caderas y brazos y por tocarse cuerpo con cuerpo.

1867
Pese a los problemas existentes derivados de situaciones políticas, en este año se realiza el carnaval y con la finalidad de evitar el posible caos que pudiera provocarse, el carnaval es reglamentado, este documento fue elaborado por la policía general del imperio.

Una fiesta con estas características en donde el disfraz, el baile, la sorna y las diversas actividades que se realizaban aglutinaban un número importantes de personas, era necesario controlarla como la costumbre del “entierro de la sardina” a esta actividad acudía la población a presenciar el desfile que se llevaba a cabo por las calles de la ciudad amurallada y anunciaba los bailes que se llevarían a cabo en extramuros, esos eran los espacios que mayor cuidado requerían para evitar alborotos, es por eso que se crea un reglamento.

Había dos lugares donde se llevaban a cabo los bailes, uno en el Teatro Principal donde acudía la clase social alta y el otro la Aduana Quemada en donde asistía el pueblo.

Al parecer y según los resultados de la investigación realizada por Cortes lo que caracterizaba al carnaval eran los bailes, el disfraz y las máscaras, con estos elementos el bullicio, la pachanga, el desenfreno y el humor estaba presente y podía despertar otros sentimientos ajenos a la fiesta.


El reglamento
Ante esta situación y aunado a los acontecimientos políticos es que se redactó el reglamento mismo que fue aprobado por el Prefecto Superior Político don Domingo Bureau.

Algunos de los artículos que componían el reglamento de 1867 fueron los siguientes:
Artículo 1º. La diversión de máscaras se permitió tres días, del 2 al 5 de marzo.

Artículo 3º. Desde las diez de la noche quedaba prohibido tener la careta puesta. Las personas que no acataran esta disposición serían castigadas.

Artículo 4º. Estaba prohibido disfrazarse con trajes que tuvieran carácter religioso o que fueran “ofensivos a la moral”.

Artículo 5º. Todo baile público de máscaras debía contar con la licencia del alcalde y los salones debían ser cómodos y decentes.

Artículo 6º. Estaba prohibida la entrada a los salones portando armas o bastones, a excepción de las autoridades, agentes de policía y militares en servicio. La multa era de $100.00 pesos o tres meses de servicio en el hospital de caridad.

Artículo 7º. Fueron nombrados dos bastoneros para dirigir el baile y cuidar el orden.

Artículo 10º Todos los que tiraran piedras u objetos o que dijeran palabras obscenas y que alteraran el orden a causa de los vestidos y máscaras serían arrestados y castigados por el alcalde municipal” (Marta Cortés. Los carnavales en Veracruz. Tomado de Aportaciones para la historia de Veracruz. El Carnaval de 1867, El Dictamen, 11 de junio de 1964).

Los carnavales de años posteriores continuaron su curso, la gente siguió disfrazándose y usando caretas y siguieron efectuándose los bailes de máscaras y de salón, los cuales eran uno de los mayores atractivos para la población.

Contra viento y marea durante la segunda mitad del siglo XIX el carnaval continuó celebrándose y en algunas ocasiones se incorporaba algún elemento típico de cierto lugar vecino, como es el caso de los residentes de Tlacotalpan quienes asistían y le agregaban otro toque al desfilar por las calles con las mojigangas que consistían en personas disfrazadas, quienes traían comparsas y recorrían las calles bailando con gran alegría sin cesar.

Al paso de los años, el carnaval se fue enriqueciendo con la presencia de diversos migrantes que llegaron a Veracruz, entre ellos los cubanos, quienes aportaron nuevos ritmos a partir de las orquestas que empezaron a amenizar los bailes de carnaval.

Nuevos horizontes
El carnaval siguió siendo una de las fiestas relevantes de la ciudad y puerto de Veracruz, así en el año de 1925 se dan nuevos aportes y es cuando consideran algunos que nace el carnaval de la era moderna.

El carnaval de Veracruz quizá ha ido a la par de importantes acontecimientos que ha vivido el puerto, la ciudad, así mismo estos momentos lo han vestido de diferente forma desafortunadamente son pocos los estudios que han culminado en una publicación.

Uno de los textos recomendables para los niños y jóvenes es el de Martha Cortés Rodríguez, Los Carnavales en Veracruz, y que fue publicado por el Instituto Veracruzano de la Cultura y Gobierno del Estado y fue producto de esta investigadora, quien puso tal vez los cimientos para los subsiguientes trabajos.

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014