Veracruz, rumbo a los 500 años

Miradas femeninas del Puerto

Viajeras describen Veracruz en el tiempo Dejan registro histórico de sus visitas

Ver mas fotos  
Veracruz: Francés Erskin Inglis describe el paisaje, el ambiente y la gente del puerto. / Juana Santos Medel
Google+

Juana del Carmen Santos Medel / Veracruz
2017-01-09 10:40:12

En esta ocasión queremos destacar la mirada de dos mujeres que visitaron la ciudad de Veracruz en diversas épocas y momentos, de sus relatos enfatizaremos lo que les impresionó: la belleza de sus paisajes, lo agradable de las personas y algunos de los efectos de una invasión.

La Marquesa
Francés Erskin Inglis, más conocida como la Marquesa Calderón de la Barca, nació en Edimburgo, Escocia, de familia protestante.

Llega a México en los años 30 del siglo XIX y Edith O´Shaughnessy, originaria de los Estados Unidos quien estuvo en Veracruz en los primeros años del siglo XX.

La Marquesa Calderón de la Barca describe la primera vista que tiene del puerto, es como si empezara a dibujar la ciudad, aparecen primero desdibujados los perfiles de algunos campanarios cercanos a la playa “baja y arenosa”, pero poco a poco se van delineando a la perfección las casas, iglesias y sobre todo el Fuerte de San Juan de Ulúa.

Al ver la gran cantidad de gente reunida en el muelle, sus observaciones se centran en las personas que ahí se encuentran, destaca la ropa de aquellas que curioseaban en el desembarcadero: unos iban vestidos, al parecer, con doble pantalón, el de encima con una abertura a cada lado de las piernas, otros iban andrajosos y unos más su ropa tenía unos cuántos agujeros para “dejar pasar el aire”, además el color de su piel iba desde el más oscuro hasta el más claro.

Al parecer, la llegada de los barcos provocaba un gran bullicio, sobre todo cuando se trataba de un personaje, así que esta vez no fue la excepción, las calles y balcones estaban abarrotados de personas.

La recámara y la comida que les ofrecieron en la casa donde fueron alojados recibió por parte de los visitantes verdaderos elogios.

El recorrido
El paseo por la ciudad era justo y necesario, asistieron a una iglesia en donde tuvieron la oportunidad de observar una curiosa costumbre en donde un grupo de jóvenes “deseosas de casarse” le tiraban una piedra a un santo, quizá San Antonio, y la suerte para culminar en el altar era el tino de la pedrada con lo cual el santo se encontraba en pésimas condiciones.

Con respecto a la música, el elemento que atrajo su curiosidad fue escuchar el sonido del arpa tocado por un grupo de jóvenes mujeres y además de los pianos existentes en muchas de las viviendas.

El tiempo, pese al clima insano, no fue obstáculo para describir una de sus primeras noches refiere que había un tiempo delicioso y la luna “embelleciendo al universo”.

La mirada de Calderón de la Barca nos permite conocer, de forma breve y sencilla, algunos paisajes urbanos de aquella ciudad en crecimiento embellecida por su gente, por la música, el baile y sus noches refrescadas por la brisa que llegaba del mar.

La invasión norteamericana
Edith O’Shaughnessy estuvo en México durante los años 13 y 14 del siglo XX y su mirada refleja algunos de los aconteceres de una ciudad invadida por fuerzas norteamericanas.

Pese a esa situación, ella nos describe el puerto como “una pequeña ciudad muy poblada. Una especie de Venecia”.

O´Shaughnessy al igual que Calderón de la Barca elogia los alimentos y la música comentando “Aquí y allá un toque de mandolina o guitarra que me recordaron los Goyas de Louvre” y del clima exclamó “soplaba una brisa celestial” y otro de los elementos que nos menciona es el ferrocarril, en él haría su viaje de regreso a la ciudad de México.

Uno de los sitios mayormente descritos fue el Fuerte de San Juan de Ulúa, de éste llama la atención el siguiente comentario “Es un lugar enorme, compuesto por edificios de distintas épocas, que semejan pesadas masas de albañilería”. Menciona celdas donde estaban encarcelados los presos políticos, también había presos que tenían una buena conducta, mismos que solicitaban se les comprase “frutas labradas y los cocos de piedra”.

Su descripción de los presos que habitaban San Juan de Ulúa denota la sensibilidad y la mirada de una mujer que reflexionaba sobre el dolor de aquellos hombres que tenían la cara del color de la fiebre y “que se veían más dolorosas que brutales”.

Otro espacio que nos describe es el cementerio que lucía unos mosaicos relucientes de limpios, hecho que tal vez se debía a la salinidad del mar.

La mirada de una mujer que presenció parte de las acciones bélicas y que entre líneas describe cómo veía desde cubierta los barcos que iban y venían surcando “las cálidas aguas” es digna de respeto.

Su descripción da cuenta de nimiedades que pasan desapercibidos a la vista de otros pero no de ella “una nube cubre el sol, pero el puerto permanece envuelto en una atmósfera cálida y húmeda en tanto que una luz opaca baña la ciudad”.

Las viviendas
Refiere el estado de las casas con fachadas rosas que se adornan de blanco, adorno provocado por las balas de rifles enemigos, de igual forma habla de los balcones de las casas mismas que en tiempo de paz “fueron de un resplandeciente verde y donde se hacían el amor las parejas de enamorados”.

Relato de una mujer que recorrió y vio los estragos de una guerra, mirada que palpó al detalle los acontecimientos y que sus reflexiones nos invitan a pensar en el pasado para vivir mejor el presente, en ese ambiente vivió lo dulce y amargo y en sus últimos días antes de partir escribe: “Creo que hemos causado mucho daño a esta gente… nos hemos limitado a poner los dedos sobre su herida infectada y la hemos venido a inflamar mucho más… en su mente está presente los horrores de Ulúa y antes de vencerle el sueño exclama ¡Ojalá y pronto podamos liberarlos de ellos mismos!”
Aún falta la mirada de otras mujeres viajeras que dejaron su huella por nuestro Veracruz, en la siguiente entrega hablaremos de ellas.

FRASE
“Una nube cubre el sol, pero el puerto permanece envuelto en una atmósfera cálida y húmeda, en tanto que una luz opaca baña la ciudad”.
Edith O’Shaughnessy refiriéndose a Veracruz en 1914.

Fuente: ‘Cien viajeros en Veracruz. Crónicas y relatos’. (1992) Gobierno del Estado. Veracruz.

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014