Veracruz, rumbo a los 500 años

Pan y esencia porteña

Siglo XVIII, nace el imperio de la harina ‘La harinera de Arista’, trigo para todo México

Ver mas fotos  
Veracruz: Nace el imperio de la harina / Juana Santos Medel
Google+

Juana del Carmen Santos Medel / Veracruz
2017-01-03 11:06:18

Estamos llegando a la culminación del ciclo festivo denominado “Guadalupe-Reyes”, no obstante en la ciudad de Veracruz la fiesta continúa, después de Reyes llega el carnaval, la semana santa y así prosigue el rosario de fiestas hasta iniciar o concluir de nuevo con el maratón Guadalupe – Reyes.

La penúltima de las festividades es el día de los Santos Reyes festejo que, al parecer, es más comercial que una acción religiosa.

El día de los Santos Reyes nos da la oportunidad de hablar de un polvo que es resultado de la molienda de una semilla: el trigo.

La harina de trigo se usa para elaborar diversos productos como las tortillas de harina, las hojuelas, el pan y la rosca de reyes, entre otros alimentos que al menos en el puerto son, quizá, durante todo el año sumamente socorridos como lo es el pan de dulce y de sal.

Historial
Rudolf Widmer Sennhauser en su texto Veracruz y el comercio de harinas en el Caribe Español 1760-1830, comenta que el puerto de Veracruz gozaba de una gran importancia dado que “allí se reunían y se almacenaban los tercios (harinas, tasajo, sal, cacao, plata) que llegaban a lomo de mula de México, Puebla u Orizaba, allí se embarcaban rumbo a los diferentes puertos destinatarios”.

Widmer, escribe que gran parte de los comerciantes de Veracruz estaban involucrados en la venta de la harina, tal es así que en la primera década del siglo XIX había aproximadamente unos 100 comerciantes que introducían grandes cantidades de trigo.

El valor del trigo
Widmer nos da otro elemento y comenta que “los 10 mayores importadores reunían más del 40 por ciento, los 15 mayores alrededor del 60 por ciento: la introducción de harinas de trigo se controlaba efectivamente por unos cuantos”.

Actualmente esta producción, pese a los embates de los precios que varían según la temporada, se ha mantenido hasta nuestros días tan es así que en la ciudad de Veracruz se tiene un coloso en donde se procesa el trigo para convertirlo en harina el cual es denominado comúnmente como “La Harinera”.

La harinera de Arista
Juan Cordero Medina, en su libro Mi Veracruz de ayer, nos da algunos datos que nos permiten conocer un poco más sobre este edificio que por muchos años se veía a la distancia y que ahora está rodeado por viviendas.

La Compañía Molinera Veracruzana S.A conocida en Veracruz como la “Harinera” se encuentra ubicada en la manzana que comprende las calles de Arista, Netzahualcóyotl, Esteban Morales y Jiménez.

Lo que nos comenta Cordero Medina sobre ésta es que gozaba de fama en toda la República “por la excelencia en sus productos especialmente por su marca especial “Beti-ona” …era la harina suprema para la elaboración de pan, pasteles y fideos”.

La compañía contaba con cuarenta operarios, empleados y agente viajero y los oficiales de la misma fueron: “Presidente. Braulio Iriarte; Primer vocal: Carlos Markassuza; Segundo vocal: Emilio Maurer y el Gerente: Gabriel Arrechea.

El genio de los negocios
Uno de los aspectos interesantes de la historia de la vida cotidiana es que nos permite conocer personajes que quizá han pasado desapercibidos para algunos y estudiados por otros, me parece que ese es el caso del señor Braulio Iriarte Goyeneche, vasco originario de Elizondo, Navarra quien llega a México a la edad de 17 años.

Siendo adolescente su familia lo obligó a abandonar Navarra para que buscara e hiciera su vida él solo atravesando el mar.

Ya en México se emplea en una panadería y no es sino a finales del siglo XIX cuando se convierte en el rey de la harina, levadura y pan en México, éxito logrado a partir de su perspicacia en los negocios y la limpieza fiable de sus panaderías.

El señor Iriarte Goyeneche fue líder de la “comunidad baztenesa” y de acuerdo a lo escrito por Alberto Alday, esto fue porque el negocio de la panadería necesitaba de gente de confianza continuamente le eran recomendados muchachos nuevos sin embargo él prefería sus consanguíneos como sobrinos carnales o segundos para los puestos que requerían de mayor responsabilidad.

Su tenacidad en los negocios lo llevó a que en el año de 1899 ya era un empresario panadero exitoso.

Continúa el señor Alday “Paralelamente, Iriarte vio que el apoyo de la industria panificadora era la harinera, y arrendó el Molino Blanco de Tacuba.

El nuevo siglo
A principios del siglo XX formó la sociedad Echandi, Oteiza e Iriarte con los también navarros Fermín Echandi y Juan Oteiza, para la explotación del Molino Euskaro, que posteriormente gestionaría Iriarte en solitario al abandonar la sociedad primero Oteiza y después Echandi.

En los años veinte sus administradores en el Molino Euskaro eran sus sobrinos Agustín Jáuregui Iriarte y José Larregui Iriarte.

Estos mismos se encargaron de la administración del otro gran molino de Iriarte en el puerto de Veracruz, de nombre Beti-Ona.

Este molino era propiedad de la Compañía Molinera Veracruzana, S.A., la cual arrendaba la explotación del negocio harinero a otra sociedad mercantil colectiva denominada Jáuregui, Larregui y Compañía constituida en México en 1927 y compuesta por el propio Braulio Iriarte y sus dos sobrinos de confianza: Agustín Jáuregui y José Larregui.

Tres años más tarde, en 1930, Agustín Jáuregui decidió retirarse del negocio harinero de Veracruz y vendió su participación a su primo José Larregui con el consentimiento de su tío común Braulio Iriarte. La sociedad se llamó en adelante “Larregui y Compañía”.
Otro de los negocios en los cuales se desarrolló el señor Iriarte fue el de la levadura y en 1922 entró a la industria de la cerveza, fundando la Cervecería Modelo S.A.

Vigencia
La “Harinera” hasta la fecha sigue en funcionamiento con algunos cambios como el número de empleados, modificaciones en el edificio y más empleados.

Algo que tenemos que comentar es que con anterioridad el trigo llegaba por medio del ferrocarril, existían las vías que se desplazaban por Jiménez, pasando enfrente de la cantina los Leoncitos y llegaban a Aquiles Serdán por donde entraban los carros cargados con la materia prima y salían con la elaborada para ser distribuida por todo el país.

Al desaparecer el transporte ferroviario ahora se hace por medio de tráileres.

Actualmente el señor Braulio sigue vivo porque existe un numeroso grupo de personas que están vinculadas al Centro Vasco y otros círculos que se puede decir son sucesoras de la comunidad que en su tiempo formó el señor Braulio Iriarte.

Llegamos al final de este texto con una breve relación de algunas de las panaderías que existieron en diversos años en la ciudad de Veracruz.

1880: la de los señores Eliceche J, (Sucesores), Anacleto Lavin y Cipriano Bueno. 1913-1914: La Praviana, Los Laureles y El Hospicio; 1937: Los Gallos, La Gloria, La ideal y El Cantón, entre muchas otras.

Y para no olvidar el pan, les dejo la poesía de Gabriela Mistral.

Pan
Gabriela Mistral

Dejaron un pan en la mesa,
mitad quemado, mitad blanco,
pellizcado encima y abierto
en unos migajones de ampo.

Me parece nuevo o como no visto,
y otra cosa que él no me ha alimentado,
pero volteando su miga, sonámbula,
tacto y olor se me olvidaron.

Huele a mi madre cuando dio su leche,
huele a tres valles por donde he pasado:
a Aconcagua, a Pátzcuaro, a Elqui,
y a mis entrañas cuando yo canto.

Otros olores no hay en la estancia
y por eso él así me ha llamado;
y no hay nadie tampoco en la casa
sino este pan abierto en un plato,
que con su cuerpo me reconoce
y con el mío yo reconozco.

Se ha comido en todos los climas
el mismo pan en cien hermanos:
pan de Coquimbo, pan de Oaxaca,
pan de Santa Ana y de Santiago.

En mis infancias yo le sabía
forma de sol, de pez o de halo,
y sabía mi mano su miga
y el calor de pichón emplumado...

Después le olvidé, hasta este día
en que los dos nos encontramos,
yo con mi cuerpo de Sara vieja
y él con el suyo de cinco años.

Amigos muertos con que comíalo
en otros valles, sientan el vaho
de un pan en septiembre molido
y en agosto en Castilla segado.

Es otro y es el que comimos
en tierras donde se acostaron.
Abro la miga y les doy su calor;
lo volteo y les pongo su hálito.

La mano tengo de él rebosada
y la mirada puesta en mi mano;
entrego un llanto arrepentido
por el olvido de tantos años,
y la cara se me envejece
o me renace en este hallazgo.

Como se halla vacía la casa,
estemos juntos los reencontrados,
sobre esta mesa sin carne y fruta,
los dos en este silencio humano,
hasta que seamos otra vez uno
y nuestro día haya acabado...

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014