Veracruz, rumbo a los 500 años

Jarocheando la Navidad

Celebran la cena y las bromas de temporada ‘Inocentadas’ alegraban las calles del Puerto

Ver mas fotos  
Veracruz: ‘Inocentadas’ alegraban las calles del Puerto / Juana Santos Medel
Google+

Juana del Carmen Santos Medel / Veracruz
2016-12-19 11:17:55

En el libro Veracruz un manicomio con vista al mar, de Stuardo Ximénez, “Satanás”, y del cual tengo una copia que guardo como una joya, describe cómo se preparaban para la cena de Navidad, hecho que posiblemente también lo hacían algunas otras familias.

Relata que compraban sus bebidas en la licorería de Dimas Álvarez Rodríguez y que uno de los vinos socorridos era el tinto Santo Tomás; un vermouth Cinzano, que según nuestro personaje tenía un rico sabor a nuez moscada; sidras, un trapiche habanero; el rompope de “la monja”, debo de suponer que era el de Santa Clara, y un Don Pedro.

Estos licores acompañaban los alimentos que generalmente eran pavo, jamón y bacalao que era preparado a la vizcaína. Entre las anécdotas que nos comparte está la que pasó una noche de navidad en la que llegó a su “bohío” el exregidor ferrocarrilero Alfonso Mendoza y su esposa, la cual llevaba una cacerola para elaborar “unos buñuelos a mil por hora”.

Esos recuerdos nos permiten conocer una pequeña parte de la gastronomía jarocha, dado que esa anécdota le recuerda a Satanás otra que vivió con Luisa, la hermana de su abuela, de nombre Flora Alcantur, ésta les hacía buñuelos de harina, llamados de viento, de calabaza, de arroz, de camote y de yuca, recetas que se perdieron quizá en el transcurrir del tiempo o bien están escondidas en la memoria de otras familias veracruzanas y que esperan ser prontos atendidas para reproducirse y preservarse. Los buñuelos se rociaban con miel de caña de La Mixtequilla.

Paco Píldora
Otro de los personajes que nos dejó narrado lo que acontecía en las fiestas decembrinas fue don Paco Píldora.

Es interesante lo que nos dice en su décima ¡Aquella Navidad! Ésta la retomamos del libro (Paco Píldora) Francisco Rivera Ávila, titulado Estampillas Jarochas y publicado por el Instituto Veracruzano de la Cultura en el año de 1988.

Don Paco nos platica de una de las navidades que vivió. En las primeras líneas de la décima nos recuerda como en la actualidad han cambiado estas fiestas.

El dinero alcanzaba para diversas acciones comer en el Torito, recibir aguinaldo, estrenar camisa, pantalón y zapatos del “Pelón”. Continúa comentando lo que en esos lejanos tiempos podía comprar con su aguinaldo, tal vez no de “contado” pero sí en abonos.

Perfume, cinturón y sortija, entre otras compras que hizo. Subió al tranvía y llegó a un restaurante de chinos en donde se ofrecía la rica cena de navidad:

Gran cena de Navidad
toda la noche está abierto,
Uno cincuenta el cubierto
con una gran variedad:
“Sopa de pollo o lentejas, entremés o consomé,
arroz blanco con almejas
lechón al horno y puré
pavo en su jugo, torrejas,
frijoles, dulce y café”.
Sin pensarlo me colé
y me senté en una mesa,
escanciada con cerveza
la cena me reventé
y me aventé de una pieza
desde la sopa al café.

Nos cuenta don Paco que pagando la cena aún le quedaban dos pesos del aguinaldo que recibió de ahí que finaliza diciendo:

“Todo me hizo recordar
esta noche navideña
porque hoy, quien no se empeña,
tampoco puede cenar,
muy sencilla en el hogar
sin muchas cosas extrañas.
¿Nochebuena?, son mil cañas
y después… hay que ayunar”.
Qué tiempos aquellos señor don Simón.

Inocentadas
Otro día memorable dentro de las festividades decembrinas es el “Día de los Inocentes” y quien nos cuenta de esto es Satanás Jiménez, él nos deja una crónica del 28 de diciembre, día de los santos inocentes.

No menciona el año en que ocurrió, pero su reseña nos permite conocer cómo se hacía o celebraba esta fecha que hasta la actualidad sigue persistiendo.

Generalmente las acciones en torno a este día se realizaban en los mercados y cafés, uno de ellos el café La Parroquia, mismo que en esa ocasión que Satanás recuerda, bajó los precios de sus productos.

Satanás nos dice que “desde muy temprano muchos guasones se sentaron para carcajearse de los “tarugos” que se tiraban de “clavao” sobre las carteras repletas de “billetucos” de diez mil plomos”.

Los parroquianos con palabras altisonantes festejaban y se reían de los que iban cayendo inocentemente con la broma que consistía en pegar a media banqueta una cartera de la cual asomaban algunos billetes, quien veía la cartera se agachaba a recogerla, pero al no poder desprenderla los portaleros celebraban con carcajadas, gritos y bocinazos de automóvil. Así fueron cayendo las “inocentes palomitas” como Arturo Armas, quien se agachó al ver que en una cartera asomaban unas monedas de color dorado cuando en realidad eran de cinco pesos no de oro.

No había quien no festejara la broma especialmente, según lo narra Satanás, la mesa de los Ángeles de Charlie “(Chavas de los 15 a los 90) y quienes más gozaban a los desafortunados que caían en ella, estaba el doctor Hernández Iglesias, Perico Villar, “La Alondra”, Graciela y Oscar del Barrio y en otras mesas el profesor “don Roque, el doctor Librado Trujillo y el capitán Tiburón Jorge Oliveros Correa”.

De todo esto surgió el jicolograma que dejó escrito el Capi Tiburón:

“El día de los inocentes
festejo de parroquianos
alegría de concurrentes
bullanga de los paisanos
son síntomas evidentes
del núcleo veracruzano”.

Sigue la tradición

Esta tradición se ha seguido realizando a lo largo de los años, las bromas son las mismas y pese a ello los inocentes siguen cayendo el 28 de diciembre.

Y como esto aquí termina, le dejamos algunas frases de la voz popular “Inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día nada se puede prestar o esta otra, Inocente palomita que te dejaste engañar, hoy día de los inocentes te dejaste engañar, o bien, Que la inocencia te valga, finalizando con Herodes mandó a Pilatos, Pilatos mandó a su gente el que presta en este día pasará por inocente y concluimos, Inocente palomita te dejaste engañar, hoy por ser día 28 en nadie debes confiar”.

FRASE
Desde muy temprano muchos guasones se sentaron para carcajearse de los ‘tarugos’ que se tiraban de ‘clavao’ sobre las carteras repletas de ‘billetucos’ de diez mil plomos.
Satanás Jiménez

IMAGEN DE VERACRUZ

Dirección: Ruiz Cortines #1917 Fracc.Jardines de Virginia, Boca del Río, Ver.

Teléfonos: (229) 923 2550

Todos los Derechos Reservados - Copyright 2014